Chile - Uruguay será sin público por culpa de los discriminadores

Ben Brereton y Josema Giménez 210621 Chile UruguaySilvio Ávila/Getty

Es increíble, pero cierto. Un buen grupo de hinchas que va a ver al estadio a la Selección de Chile, durante el último par de Eliminatorias a las Copas del Mundo, no va a apoyarla, va a perjudicarla.

A saber: contra Brasil, la mezcla de cantos homofóbicos, racistas y xenófobos ha obligado a La Roja a disputar sus duelos de finales de 2021 en San Carlos de Apoquindo con el centro de las galerías cerrado, la reincidencia ante Ecuador de gritos le ha supuesto una nueva sanción, de 60.000 francos suizos (¡54 millones de pesos chilenos) y un partido sin público, ante Uruguay por la última jornada de la clasificatoria, cuando más necesitaba el apoyo de su gente, la que sí va al fútbol como hincha.

Si ya en 2016 la de Chile era sindicada como la hinchada "más homofóbica del mundo", tras seis años poco ha cambiado. La labor de la ANFP está en las apelaciones, que tendrán lugar por el caso Vidal y por el comportamiento de algunos que de lleno no deberían ir más. En el escrito del Comité Disciplinario se lee que el par de nuevos castigos se deben a "discriminación, comportamiento discriminatorio de los hinchas, y orden y seguridad en el partido, a razón de invasión del campo de juego, encender fuegos artificiales y lanzamiento de objetos".