El fallo de Benzema: Sólo se marcan el 53'5% de esas ocasiones

Comentarios()
Getty Images
El francés perdonó un claro remate de cabeza ante Lloris pero las estadísticas nos dicen que no es tan clamoroso como parece.

Karim Benzema quedó señalado el pasado martes en el empate del Real Madrid ante el Tottenham en la 3ª jornada de la UEFA Champions League tras fallar alguna ocasión clara que pudo dar la victoria a su equipo.

Lineker: "¿Está Benzema sobrevalorado?"

La más destacada llegó en el minuto 53 con un remate de cabeza que sacó con una buena parada Hugo Lloris aunque la crítica señaló más el error del delantero, que no está teniendo fortuna de cara a puerta esta temporada.

Sin embargo, la herramienta Expected Goals de Opta ayuda a exculpar al 9 del Real Madrid en esa ocasión. Esta herramienta analiza el porcentaje de acierto que hay en cada tipo de ocasión de los partidos de fútbol sea cual sea el jugador.

Cristiano enseña a Kane cómo meterlas

En el caso de este remate de Benzema, la estadística nos indica que en ese tipo de remates de cabeza sólo acaban el 53,5%. Es decir, a grandes rasgos, sólo 1 de cada 2 de ellos terminan con final feliz para el rematador.

La otra gran ocasión del partido la tuvo Harry Kane pero también acabó con un paradón de Keylor Navas. No obstante, Expected Goals nos asegura que la ocasión no es tan clara como parece, ya que de ese tipo de disparos sólo el 32'4% acaban en la red.


Expected Goals (xG): Qué son y cómo funcionan los goles esperados


El fútbol no es en ningún caso una ciencia exacta. Quizá por eso sea tan maravilloso y adictivo, al resultar prácticamente imposible predecir qué ocurrirá en un determinado partido o a lo largo de una temporada completa.

Sin embargo, sí existe la posibilidad de acercarse al fútbol con un enfoque mucho más ligado al estudio que al sentimiento. La tecnología y la estadística nos han abierto un mundo de posibilidades que pone a nuestro alcance lo que hace sólo unos años nos parecería ciencia ficción.

La recolección de datos en directo, el procesamiento estandarizado de los mismos y su análisis han permitido generar parámetros y estadísticas que son utilizados regularmente por todos los actores implicados en el fútbol de élite, incluyendo por supuesto a los entrenadores y sus cuerpos técnicos. De forma paulatina, esta nueva corriente está llegando también al gran público a través de los medios de comunicación.

Quizá la última y más novedosa variable es la que protagoniza este artículo: los Expected Goals (xG) miden de forma cuantitativa la calidad de una oportunidad, calculando la probabilidad de que un disparo sea gol en virtud al tipo de ocasión, la distancia a portería o el ángulo de tiro, entre otras variables.

Todos estos cálculos son posibles gracias a la extensa base de datos de Opta, que incluye más de 300.000 remates y que está en constante expansión.

El artículo sigue a continuación

Para explicarlo de forma sencilla, cada remate tiene un xG de entre 0 y 1. Un remate bajo palos sin oposición tendrá un xG muy cercano a 1, mientras que el xG de un disparo desde tu propio campo, esquinado y con rivales alrededor será prácticamente de 0.

Extrapolando esos datos a lo largo de la temporada, podemos saber de forma empírica cuáles son los “Expected Goals” tanto de un jugador a nivel individual como de un equipo en el plano colectivo.

Además de ofrecernos una base mucho más sólida para opinar acerca de la actuación de los futbolistas y su acierto, los “Expected Goals” nos dan pistas sobre cuál debería ser la dinámica de un conjunto a lo largo de la temporada en condiciones normales.

Próximo artículo:
Talleres - Belgrano, el clásico cordobés por el Torneo de Verano: formaciones, día, horario y TV
Próximo artículo:
Colombia sumó su primer triunfo tras vencer a Bolivia por la mínima
Próximo artículo:
Días, horarios y TV de la fecha 16 de la Superliga Argentina
Próximo artículo:
Cómo ver Aldosivi - Racing por la Superliga, en vivo y online: streaming y TV
Próximo artículo:
Newell's - Boca, por la Superliga: formaciones, día, horario y TV
Cerrar