¿Qué es el Caso Neymar?

Comentarios()
Getty Images
Goal te ofrece un resumen acelerado para entender el cerco judicial al delantero brasileño.

Todo empezó cuando Jordi Cases, un socio de a pie del Barcelona, quiso saber cómo se había ejecutado el traspaso de Neymar Da Silva en 2013, cuyo montante total supuso una inversión de 57,1 millones de euros a las arcas del club, precio que subió en 2 millones más después de que el brasileño fuera tercero en la edición del Balón de Oro de 2015. Hablamos de 59,1 millones de euros en total.

La Fiscalía pide dos años de cárcel para Neymar por corrupción

Sin embargo, la Justicia española detectó, a raíz de la denuncia de Cases, el pago de 40 millones de euros al padre del jugador, 10 en 2011 y otros 30 en 2013, cuando se produjo el fichaje, teniendo Neymar todavía contrato con el Santos en el momento del primer pago, que compartía los derechos federativos del jugador. Esta circunstancia supuso abrir la caja de Pandora y la instrucción del caso Neymar 1, que investigó el fraude fiscal en el pago de esta suma, así como el motivo de este pago.

El verano de 2016 el Barcelona alcanzó un acuerdo salomónico en el caso Neymar 1, exonerando de toda culpa al jugador, al presidente del Barcelona, Sandro Rosell, en el momento del fichaje y al actual presidente, Josep Maria Bartomeu. El Barcelona asumió toda la responsabilidad y una multa de 5,5 millones de euros. Además, el mencionado pacto entre el club y la Fiscalía determinó que estos 40 millones habían sido en concepto de "sueldo encubierto" según el auto judicial emitido en su momento.

Paralelamente a la instrucción del caso Neymar 1, DIS, propietaria del 40% de los derechos federativos del delantero mientras era jugador del Santos, presentó una demanda por estafa al sentirse engañada al percibir que ambos clubes, Santos y Barcelona, pactaron extraoficialmente un precio para rebajar la percentual a DIS, que finalmente fue de 6,8 millones de euros, el 40% de los 17.1 millones pagados inicialmente al Santos -los otros 40 los ingresó directamente su padre, tal y como él mismo admitió en su momento-, además de la respectiva comisión de 2 después de que Neymar acabara tercero en el Balón de Oro.

Así, el caso Neymar 2 se archivó al ser estos 40 millones sueldo y no precio de traspaso tal y como dictamina el caso Neymar 1. Sin embargo, luego la Fiscalía solicitó, a instancias de DIS, la reapertura del caso tras percibir que este pago de 40 millones había tenido un impacto directo en el mercado, pues impidió a cualquier otro club negociar con el Santos o con el jugador. 

Después de que el juez aceptara a trámite reabrir el caso Neymar 2 llegó el turno de la Fiscalía y la Acusación Particular, DIS, para que formularan sus peticiones de pena para los culpables y la Fiscalía solicitó inicialmente dos años de cárcel para el jugador, además de su inhabilitación, y cinco años de cárcel para Rosell, y reclamó 8,4 millones de euros al Barcelona y otros 7 al Santos.

El artículo sigue a continuación

El Barcelona, sorprendido al entender que DIS no puede reclamar más que por el precio del traspaso, ha defendido su postura y arma una defensa en consecuencia. Es una historia que lleva en marcha seis años aunque hace solo tres que saltó al plano judicial para cobrarse su primera víctima, Rosell, que dimitió en enero de 2014. El Barcelona pactó el caso Neymar 1 para dar carpetazo, aunque no compartiera la sentencia. En aquella ocasión evitó el juicio y males mayores, aunque el ex presidente Joan Laporta intentara evitar el pacto e ir a juicio tras interponer un recurso para que el club no fuera el único responsable, algo que la Fiscalía ya descartó.

Más tarde, a finales de octubre de 2018, y con Neymar cumpliendo su segunda temporada en el PSG, el juez de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, encargado de enjuiciar y fijar sentencia a Neymar por el caso DIS -o caso Neymar 2- resolvió elevar el asunto a la Sala de lo Penal para que sean tres magistrados y no sólo él quienes se enfrenten a la vista oral tras descubrir que las acusaciones particulares de DIS pueden a llevar al brasileño a una condena de de seis años en la cárcel y no de dos como incialmente solicitó la acusación, y al ser una hipotética pena superior a cinco años deberán ser tres jueces quien fallen sobre el caso. 

Esta vez, si no hay un nuevo pacto entre el Barcelona, DIS y la Fiscalía, nada evitará el juicio. Y esta vez tanto Neymar como el Barcelona podrían salir muy mal parados. El jugador porque la pena a la que se enfrenta sería de obligado cumplimiento y el club porque tras el cierre del caso Neymar 1 tiene antecedentes. La historia todavía no ha acabado.

Cerrar