800 kilómetros por la camiseta del nuevo ídolo de Portugal

Comentarios()
Goal
Francisco Feliz y su padre Vladimiro viajaron desde Porto para vivir un partido en el Sánchez-Pizjuán y volver a ver en directo a André Silva.

“Esto es lo maravilloso del fútbol. Mi hijo tiene la camiseta de su ídolo y está hablando con dos chicos holandeses y con Nolito”, reflexionaba Vladimiro Feliz en los aledaños del Ramón Sánchez-Pizjuán con una sonrisa de oreja a oreja.

Todas las noticias del Sevilla

Unas horas antes, él y su hijo Francisco habían llegado al estadio del Sevilla para presenciar el duelo de la UEFA Europa League entre el conjunto de Nervión y el Akisharspor turco. El otro objetivo de su visita a la capital de Andalucía lo dejaban claro en la pancarta que portaba el joven de 12 años: “André, vengo desde Oporto para tener tu camiseta”.

Abonados del FC Porto, ambos renunciaron ver en directo la victoria ante el Feirense en O Dragao para poder pasar unos días en Andalucía y volver a ver en directo al ídolo que en 2017 se marchó a Milán y que ahora triunfa en el Sevilla. “André Silva es un jugador que tiene mucho cariño por el Porto y yo soy portista y me gusta mucho André Silva”, acertaba a explicar Francisco a Goal sobre su predilección por el delantero portugués, que le ha hecho convertirse en un aficionado sevillista más.

El delantero criado en la cantera del club del norte de Portugal es una de las sensaciones de LaLiga tras un arranque espectacular en el torneo, en el que ha marcado 7 goles, 2 de ellos al Real Madrid que dieron la vuelta al mundo. En Sevilla yay ha fiebre por él y aún más en Portugal, ya que a sus casi 23 años mejora los números de Cristiano Ronaldo en sus primeros partidos con el combinado luso. ¿Podrá Silva superar a CR7? Francisco lo tiene claro: “Pienso que sí, es difícil pero puede conseguirlo”.

Tras intentar llamar la atención de André a la llegada del Sevilla al estadio sin éxito, padre e hijo emprendieron su camino a las gradas del Sánchez-Pizjuán, donde no vieron jugar ni un minuto a André Silva, ya que Pablo Machín decidió darle descanso, pero sí consiguieron su camiseta.

André Silva y Ben Yedder: El Sevilla se dispara con una delantera para soñar

“Emocionado. Mostré esto (la pancarta), André lo ha visto y me dio la camiseta”, resumía Francisco al posar para Goal con la camiseta de su referente mientras esperaba que los jugadores del Sevilla salieran del estadio en busca de algún autógrafo más.

Andre Silva Sevilla

Su padre, Vladimiro, elogiaba el ambiente que vivió en el Ramón Sánchez-Pizjuán, el himno del Centenario y el colorido pero también los pequeños detalles de una afición centenaria como la sevillista. “Los otros niños aficionados del Sevilla también querían la camiseta de André pero se alegraron cuando se la dio a él”, explicaba quién había trabajado para que su hijo viviera un día inolvidable.

Vladimiro Feliz no sólo había atravesado la Península Ibérica para volver a ver a André Silva, ya que tiró de agenda para que un amigo común hiciera saber a André Silva que estarían viéndolo en el Sánchez-Pizjuán. Un estadio donde Vladimiro y Fran vivieron una noche inolvidable aunque muchos digan que sólo vieron a 22 personas dar patadas a un balón.

Cerrar