Noticias En directo
Argentina

El experimento de Scaloni duró solamente diez minutos

23:02 CET 22/3/19
Lionel Scaloni Argentina Venezuela Amistoso internacional 22032019
El DT salió a la cancha con una línea de cinco defensores que rápidamente debió modificar luego del gol de Rondón.

No era un partido más para Lionel Scaloni. La última fecha FIFA previa a la Copa América, la primera desde que Claudio Tapia lo ratificó en el cargo, debía servirle para sacar conclusiones de cara a la confección de la lista definitiva. Así lo expuso en los micrófonos, cuando explicó el porqué de la ausencia de algunos futbolistas que él aseguró que no necesita observar. Sin embargo, se contradijo desde lo futbolístico: el experimento que quiso hacer ante Venezuela le duró apenas 10 minutos, le costó el resultado y lo dejó con más dudas que certezas.

LOS GOLAZOS DEL TRIUNFO DE VENEZUELA

El DT decidió salir con una línea de cinco en el fondo bien marcada para enfrentar a la Selección venezolana. Con Foyth como stopper por derecha, Lisandro Martínez por izquierda y Gabriel Mercado de líbero, la intención del equipo fue plantear una línea de tres y que Montiel y Tagliafico se proyecten en ataque, partiendo más como mediocampistas que como defensores. Tanto así lo hicieron que en el ratito que cumplieron esa función, se cerraron tanto que parecían más internos que volantes por los costados.

Rafael Dudamel salió con un flexible 4-3-3 y rápidamente le ganó la mitad de la cancha, sector en donde Argentina tenía apenas dos futbolistas. Con esa libertad, encontró los espacios necesarios a las espaldas de los ausentes laterales con pelotazos cruzados a sus delanteros, que jugaron casi mano a mano con los tres centrales. Parados en línea, la Vinotinto aprovechó el desbarajuste para que Rondón pique al vacío, le gane la posición a Mercado y defina mano a mano con Armani. Un calco de esa jugada llegó unos minutos más tarde, aunque Machís, esa vez, no pudo aprovechar.

Ese segundo embate fue el punto final para lo que había ensayado Scaloni. Enseguida, le pidió a Tagliafico que se adelante unos metros para jugar por adentro junto a Paredes y Lo Celso y tratar de armar un 4-3-3 que tampoco le dio resultado: la Albiceleste se fue al entretiempo con un 2-0 en contra que fue irremontable en el complemento a pesar del descuento de Lautaro Martínez.

La Selección argentina fue a buscar seguridad al Wanda Metropolitano. Y se terminó llenando de dudas.