Coutinho, Yerry Mina y Dembélé deben mejorar

Comentarios()
Getty
El brasileño y el colombiano, titulares, no consiguen sorprender al Getafe mientras que el francés reaparece con poca profundidad.


EDITORIAL

Los nuevos deben mejorar mucho. Philippe Coutinho, Yerry Mina y Ousmane Dembélé deben integrarse todavía en la maquinaria azulgrana, que carbura gracias a los Messi e Iniesta de turno. Si uno de ellos no está el juego del equipo se resiente hasta el punto de que en el primer tiempo el equipo no fue capaz de tirar a la portería del Getafe más que una sola vez en un remate que protagonizó Mina y que interceptó la defensa azulona.

Porque Coutinho, a pesar de ser un futbolista privilegiado en el aspecto técnico, está muy lejos de la comprensión del juego que ofrece Iniesta. La presencia del brasileño en la zona media no aportó ninguna fluidez ni concreción de ideas, más que copiar las paredes que suele tirar Messi cuando se va para arriba. Sucede que esto lo hace el rosarino mientras que al brasileño se le ha fichado para que ejerza de cerebro cuando Iniesta no esté. Y aun sabiendo que tiene un margen de crecimiento inmenso, ante el Getafe suspendió a la hora de mover el equipo. 

EN VIVO tras el empate ante el Getafe.

Posted by Ignasi Oliva Gispert · Goal on domingo, 11 de febrero de 2018

A Yerry le fue mejor teniendo en cuenta de que el Barcelona no encajó ningún gol pero se le vio tímido, con ganas de no cometer ningún error e incluso arrancó la ovación de un Camp Nou que le brindó la bienvenida. Aportó presencia y mucho poderío en la estrategia ofensiva pero es evidente que hay todavía mucho trabajo por delante con ambos, igual que con Dembélé.

El francés reemplazó a Paco Alcácer en el segundo tiempo e ingresó en el terreno de juego junto a Iniesta, que reemplazó a Coutinho. El Barcelona mejoró notablemente con Dembélé, también arrastrado por la luz que arrojaba en la salida del balón, reconectando el tridente atacante con el resto del equipo. Pero ya era tarde. El Getafe supo sufrir y regresa a casa tras repartirse los puntos con un Barcelona que demostró que a veces la maquinaria también se desengrasa.

Cerrar