Noticias En vivo
Real Madrid

El vestuario del Real Madrid cierra filas con Zidane

13:14 GMT-6 25/01/18
Zinedine Zidane Real Madrid Leganes Copa del Rey 24012018
El técnico madridista fue quien animó a sus jugadores tras la eliminación en Copa. El equipo se receta trabajo y fe para levantarse

LA INTRAHISTORIA

El madridismo en general anda con las uñas afiladas. La eliminación en Copa del Rey ante el Leganés pilló a todos con la guardia baja y el ‘pepinazo’ de este miércoles ha dejado otra profunda herida más en el ya irreconocible rostro merengue. Después de unos años gloriosos, se disculpaban de mala gana los 19 puntos de distancia con el Barcelona en La Liga. Sin embargo, una eliminación en estas circunstancias crispa al más entregado incluso: ante un rival modesto, en tu propio estadio, con el marcador a favor de la ida, y con la aparente sensación de no haber competido el partido lo suficiente. Y bajo estas circunstancias, el zarpazo más inmediato se lo ha llevado Zinedine Zidane.

A Zidane le queda la Champions y la confianza de Florentino Pérez

Es el entrenador, el capitán del barco, y el que hizo una alineación y una convocatoria que chirrió a muchos. No pasó desapercibido. El propio Zidane se quiso echar la responsabilidad de la eliminación sobre la espalda nada más terminar el partido. Desde varios foros también se la atribuyen. Y por primera vez se habla abiertamente entre la opinión pública de una eventual destitución. Pero no así en el vestuario blanco. El primero en tomar la palabra públicamente fue Sergio Ramos, en zona mixta desde las entrañas del Santiago Bernabéu, con el ‘cadáver’ copero aún caliente: “Estamos con el míster”, vino a decir. Un día después, ese mensaje resuena todavía con fuerza entre el vestuario. Éste cierra filas con Zidane.

“Todos estamos con él. Nos ha hecho ganar todo”, dicen a Goal sin titubear lo más mínimo. Y hay jugadores algo más descontentos por su rol en el equipo, lógicamente. Algunos no han podido evitar disimularlo siquiera en público. Como Isco, cuya sorprendente ebullición momentánea sin embargo perdió toda su efervescencia al poco de ser sustituido, según cuentan a Goal. Pero todos en el vestuario cierran filas con el actual técnico. Y viceversa. El técnico sigue creyendo en esta misma plantilla también. Como lo ha hecho siempre.

De hecho, el entrenador galo fue el primero en animar al grupo tras la eliminación copera. Optimista por naturaleza, desde el primer momento ha pedido a su equipo mirar hacia adelante. Hacia la Champions. Lo hizo el miércoles en el vestuario del mismo Santiago Bernabéu, y también en la Ciudad Deportiva de Valdebebas en el entrenamiento de recuperación de este jueves por la mañana, según pudo saber Goal. Europa es la única bala que le queda ya al Real Madrid a día de hoy. Y Zidane cree en ella. 

Ante la incertidumbre que provoca la caída general del equipo sin motivos concretos y localizados que sanar, la receta que se imponen en el vestuario blanco ahora no es otra que “trabajar y creer”. El mensaje es claro: “Si no creemos en nosotros, nadie lo hará. Ahora estamos jodidos, pero de esto se aprende. Hay todavía oportunidad de terminar bien el año. No siempre van a ser años como el pasado. Ahí es muy fácil ser del Real Madrid. Ahora hay que estar unidos y darlo todo”. Lemas que empiezan a asentarse en el seno del equipo blanco casi como un mantra. El Real Madrid es el equipo de las siete vidas, el que siempre se levanta cuando más apretado está. Y pese al duro e “inesperado” golpe que les propinó el Leganés, y a la mala temporada en general, el vestuario quiere resistirse a caer. Y con Zidane en cabeza.