El Madrid, también atento a Neymar: ¿Qué rol tendría con Zidane?

Comentarios()
Goal / Getty Images
Su fichaje desde el PSG, encima de la mesa. Operación compleja. Hay ya exceso de atacantes, pero podría tener encaje en la pizarra de Zidane

ANÁLISIS

El PSG ha abierto la puerta de salida a Neymar. Y el Real Madrid está estudiando si abrirle la de entrada al Santiago Bernabéu, según pudo contrastar Goal. La operación es complejísima, pero en las oficinas de Concha Espina de momento no descartan la llegada del brasileño este mismo verano, lo que sería la guinda a este tercer proyecto Galáctico. Las dificultades son máximas a nivel económico y empresarial, especialmente después de que el Real Madrid hubiera sentado ya las bases de su proyecto deportivo 2019-20. Y obviamente, también a nivel deportivo. A día de hoy, la plantilla merengue se extiende hasta los 37 jugadores y, especialmente en ataque, resultaría difícil encontrar espacios. Pero eso sí, hay una máxima en la planta noble del Real Madrid que dice que “siempre hay espacio para los buenos jugadores”. Y Neymar lo sería. De eso no hay duda. Pero, ¿realmente habría hueco? Lo analizamos en Goal.

El brasileño viene jugando desde tiempo atrás como extremo desde la izquierda, pero su polivalencia le permite jugar tanto en el flanco diestro como en la columna central, ya fuera de mediapunta o en la misma línea de delanteros. Una parcela sobrepoblada a día de hoy en el Real Madrid. Y es que Vinicius, Bale, Brahim, Hazard, Lucas, Rodrygo, Asensio, James, Isco y hasta Odegaard podrían ocupar esas posiciones. Diez jugadores para dos puestos en el caso de jugar con un 4-3-3, que podrían ser tres puestos si Zidane se decide a cambiar a un 4-2-3-1, como se viene comentando en los mentideros merengues. 

NEYMAR, LA GUINDA LA TERCER PROYECTO GALÁCTICO

Sin embargo, no es menos cierto que de esa pléyade de jugadores, hay muchos que están en la rampa de salida. Independientemente de que pudiera llegar Neymar o no. Concretamente, Gareth Bale, James, Isco y Odegaard (cedido). E incluso la presencia de Brahim sigue en duda, porque su nivel obliga a pensar en que merece seguir en el Real Madrid, pero su edad y la feroz competencia invitan a pensar en una cesión para que pueda tener minutos que no interrumpan la progresión de su carrera. 

Real Madrid possible squad for 2019-20 season with the Pogba and Neymar signingsReal Madrid possible squad for 2019-20 season with the Pogba and Neymar signings

Si todos estos movimientos acaban consumándose –lo cual es bastante complicado porque tanto Bale como Isco están apretando para quedarse sin ir más lejos-, la nómina de atacantes quedaría ya bastante más reducida: Rodrygo, Vinicius, Lucas Vázquez, Asensio y Hazard, a la espera de Neymar, y con la incertidumbre de Brahim. Entre seis y siete jugadores para cubrir de dos a tres posiciones de ataque, dependiendo de si el sistema es un 4-3-3 o un 4-2-3-1. Una cifra ya bastante más realista y asumible si se quisiera hacer hueco a un jugador más. 

El artículo sigue a continuación

BARNETT: "HAY MÁS OPCIONES DE QUE BALE GANE EN ASCOT A QUE SE MARCHE CEDIDO"

Y es más, pues todos estos jugadores están sobrados de polivalencia. Y es que si bien Hazard, Rodrygo, Vinicius, Brahim y Asensio suelen jugar por la banda zurda, no es menos cierto tampoco que lo han hecho también en ocasiones desde la banda contraria. Es más, incluso Hazard e Isco podrían jugar más retrasados –en la línea de medios- en el caso de jugar con un 4-3-3. O en la posición de ‘10’ si el sistema fuera un 4-2-3-1. Como también lo podría hacer Asensio.

Así pues, a nivel deportivo y después de este ejercicio de hipótesis encadenadas, se podría concluir que el hueco existe en la plantilla actual del Real Madrid para Neymar, pero siempre y cuando se acometan los traspasos previstos. Mínimo Gareth Bale, Isco y seguramente también Brahim. Y asumiendo, eso sí, que el reparto de minutos sería una cuestión de balances casi quirúrgicos para Zidane. Y que, además, habría abundancia de ‘regateadores’ de banda. Otra cuestión es ya el equilibrio económico, la capacidad de negociación del Real Madrid, la acogida en el vestuario o la voluntad del club blanco, pero efectivamente, como gustan decir por el Santiago Bernabéu “siempre hay espacio para los buenos jugadores”. Al menos, en la pizarra. 

Cerrar