El fútbol llora el adiós de Vicente Cantatore

El futbolista y entrenador argentino-chileno dejó el mundo este 15 de enero a la edad de 85 años. En Cobreloa y Valladolid no lo olvidarán jamás.

"Hoy es un día de dolor para el pueblo naranja". Parte de las palabras que comunicó Cobreloa este viernes evidencian la verdadera institución que era Vicente Cantatore, quien dejó de existir como pudo confirmar el Real Valladolid a primera hora. Para los pucelanos, el mejor entrenador de su historia, tal y como es considerado en Calama el hijo de italianos. En Chile y España, el argentino-chileno fue despedido por las tantas camisetas que defendió en el campo y fuera del mismo.

Cantatore dirigió 174 veces al Valladolid en LaLiga y sacó el 50% de los puntos. Además de notables campañas en la parte alta de la tabla, alcanzó una final de Copa del Rey y regresó a salvarlo del descenso en 1996.

En Chile hizo historia grande después de su llegada de Argentina, donde había jugado para Talleres de Belgrano (amateurismo), San Lorenzo y Tigre. Pasó por Rangers, salió campeón el 68 con Santiago Wanderers y se retiró en Deportes Concepción el 73 antes de dar el salto a los banquillos. A España, además, llevó a Iván Zamorano.

Como DT, su trayectoria marca pasos por Lota Schwager, Audax Italiano, Cobreloa, la Selección de Chile (únicamente un amistoso contra México que ganó por 1-0), Real Valladolid (tres ciclos), Sevilla, Universidad Católica, Rosario Central, Colo Colo, Tenerife, Sporting de Lisboa, Betis y Sporting Gijón.

Al mando de los loínos, ganó los torneos de Primera División del 80 y del 82, además de una Liguilla Pre-Libertadores, certamen que replicó una década después con la Franja. En la UC también ganó una Copa Chile el mismo 91 en el que el Cacique dominaba el continente. Pero su máximo recuerdo en el continente recae en las campañas 81 y 82, cuando tras años increíbles perdió las finales de Libertadores, frente a Flamengo y Peñarol respectivamente.

Según reportaron los blanquivioletas, sus últimos años los vivió en La Cistérniga "con su hijo Marcelo y su familia tras el fallecimiento de su esposa y auténtico amor de su vida, Nelly Erbetta, cuando tenía 76 años de edad. La melancolía por su pérdida y la lucha contra el alzheimer marcaron su final, alejado del mundanal ruino de la fama, aunque la afición del Pucela y el Club siempre trataron de hacerle llegar su inmenso cariño con un homenaje multitudinario que su enfermedad desaconsejaba".

Todo el fútbol chileno le dedica un minuto de silencio a su imborrable memoria durante la fecha 31 del torneo 2020 que se disputa en enero de 2021.

Cerrar