Noticias En directo
Barcelona

Messi abre una nueva etapa en el Barcelona

12:20 CEST 4/9/18
Lionel Messi 2018
El rosarino se desliga de la selección argentina y piensa exclusivamente en azulgrana en su primera entrevista como primer capitán del Barcelona.


EDITORIAL

Leo Messi ha roto su silencio en Barcelona tras varios años sin decir esta boca es mía. Nunca le gustó hablar pero ahora que es el primer capitán del club azulgrana debe hacerlo igual que lo hacían Carles Puyol, Xavi Hernàndez y Andrés Iniesta, con los que el rosarino se siente "muy identificado" porque "crecimos juntos y sentimos el Barcelona de la misma manera". El único que no levantó la Champions League fue el manchego, algo que Messi espera poder hacer esta misma temporada. "Ya toca" advertía en Catalunya Ràdio el pasado lunes notablemente relajado mientras repasaba, uno a uno, todos los aspectos de la actualidad barcelonista. De Argentina, no obstante, no dijo ni mú.

Y eso que por primera vez en muchísimos años no está en la concentración de la 'albiceleste'. La decepción en el Mundial de Rúsia fue tan grande que tanto la selección como él se han dado un tiempo, un lapso que aprovechará para centrarse en el Barcelona. "Aquí lo tengo todo" resumía tras más de media vida en la capital catalana, una ciudad que también tiene visos de ser su residencia definitiva después de una retirada que todavía intuye lejana. "La idea sería quedarme en Barcelona porque mi familia está muy asentada". Como si de un tango se tratara, Argentina le duele -en lo deportivo- mientras que Barcelona le cura -también en lo profesional, se entiende-.

Pero esta vez Messi no está ni para tangos ni para sentimentalismos. Ha pasado página rápidamente de la Copa del Mundo y ahora se centra en reconquistar sus coronas, la de campeón de Europa con el Barcelona y la de mejor jugador del mundo después de quedar excluido de The Best a pesar de presentar una hoja de servicios mejor y un palmarés mayor que alguno de los tres finalistas. Pero habiendo visto de lo que es capaz muchos quizá piensen que un doblete y la Bota de Oro no sean suficientes para aspirar al galardón del mejor de los mejores a pesar de que haya quien lo disputa con méritos notablemente inferiores. Tanto mejor. Porque es así como se motiva al rosarino.

Messi abre esta semana una nueva etapa en la que solo tendrá al Barcelona en su cabeza. Portador del brazalete, más líder que nunca y liberado de las decepciones con su selección, el club se ha reforzado para rodearle de jugadores con distintos perfiles que tanto permitan al equipo triangular como suele y realizar partidos físicos que eviten desastres como lo del Olímpico de Roma. Mientras, Messi se pone ante los mircrófonos para decir verdades como puños y confirmar que este año él y los suyos, los del Barcelona, van a por todas. Y "ese no miente", como solía decir Pep Guardiola.