Noticias En directo
Barcelona

Fútbol Club Messi

22:51 CET 9/11/19
Messi Barcelona Celta LaLiga
El rosarino liquida al Celta con un hat-trick a balón parado y expía otra versión para olvidar de un Barcelona inoperante en ataque.


EDITORIAL

"¿Qué pasará el día que Leo Messi falte?" se escuchaba al descanso del partido ante el Celta. El rosarino acababa de responder al 1 a 1 que había marcado el cuadro gallego con una falta marca de la casa para marcharse al vestuario con ventaja en el marcador. Él fue el único argumento para ganar de un Barcelona que volvió a aburrir contra el Celta y aun habiendo mejorado en el aspecto defensivo hasta el punto de permitirle al rival un solo remate en todo el primer tiempo y eso es elogiable. El problema es que fue gol.

Por suerte, mejor dicho por Messi, los azulgrana ya dominaban en el marcador después de que el rosarino transformara una pena máxima a los 22 minutos de juego para ver cómo en el 42 Lucas Olaza sorprendía a Marc-André Ter Stegen con un soberbio lanzamiento de falta que el propio Messi desactivaría minuto y medio más tarde para firmar el 2 a 1 y apagar algún que otro silbido que se apreció en la grada, que se duda sobre si la exhibición de Messi es suficiente consuelo para tan poco juego.

De nuevo fue Messi quien, con otro lanzamiento de falta a los dos minutos del segundo tiempo, batió a Rubén Blanco para apuntarse un hat-trick y salvar a un Barcelona que sigue achicando agua mientras se acumulan las grietas en el casco. Que ninguno de los tres goles del rosarino fuera fruto de una jugada da una buena medida de la situación en la que se encuentra el equipo, débil en defensa -solo ha mantenido la portería a cero en cuatro de los dieciséis partidos que ha disputado- y al que le cuesta un mundo generar peligro, esté o no Messi. Y eso es un pecado.

Si el Barcelona ganó fue, otra vez gracias a Messi, quien en todo caso se mostró incapaz de marcar de jugada. Solo lo logró Sergio Busquets para apuntar el 4 a 1 en el electrónico tras aprovechar un barullo que acabó con el balón en sus pies en posición franca de remate. Porque juego hubo poco. De hecho, solo 4 de los 9 goles de Messi esta temporada han sido fruto de una combinación del equipo ya que 3 han sido de falta y 2 desde los once metros. Sin embargo, el Barcelona sigue dando muestras de estar todavía lejos del nivel de su estrella. Y eso es lo preocupante.