¿Cómo ha cambiado el Real Madrid del Mundial de 2017?

Comentarios()
Getty
Retorno al lugar donde fueron campeones ante Gremio hace un año. Es otro equipo. Las salidas de Zidane y Cristiano aún se dejan sentir.

ANÁLISIS

Misma sede. Mismo título. Pero un año después. El Real Madrid regresa a Abu Dhabi para la disputa del Mundial de Clubes justo doce meses después de haberse proclamado campeón tras vencer a Gremio. Sin embargo, la situación este 2018 en el Real Madrid se parece más bien poco a la de un año atrás. Abu Dhabi acogerá a un equipo blanco radicalmente diferente. Primero, por las exigencias que arrastra para con este título. Pero es que, causa o consecuencia de lo anterior, la foto de los participantes bien podría ser más propia del juego de las diferencias y no tanto de un tricampeón de Europa cuyas sólidas bases le convirtieron en un equipo de leyenda.

Solari, 'obligado' a ganar el Mundial de Clubes

El artículo sigue a continuación

No obstante, de un año para otro, el Real Madrid es otro. Por el camino se han quedado Cristiano Ronaldo y Zinedine Zidane, los que otrora fueran pilares del equipo blanco. La marcha de ambos aún está agitando los cimientos de la Casa Blanca. Pero no son los únicos que se han movido del póster del último campeón: Mateo Kovacic, Achraf, Theo o Borja Mayoral también abandonaron el equipo en verano. A cambio, aterrizaron los Courtois, Odriozola, Reguilón, Vinicius o Mariano Díaz. Julen Lopetegui llegó también en junio, pero no aguantó el tiempo suficiente para disputar este Mundialito siquiera. Ahora ese puesto es para Santi Solari.

Y con el técnico argentino han llegado más cambios todavía al Real Madrid. No tanto en la confección de la plantilla, sino más bien en la composición del once ideal. Uno de los principales es la presencia de Thibaut Courtois bajo palos en detrimento de un Keylor Navas tricampeón de Europa y hoy desterrado de la portería merengue. Ante la ausencia de Casemiro por lesión, asoma un canterano del que poco se había oído hablar hasta entonces: Marcos Llorente. Y si bien la ausencia de Isco en los planes del técnico es más que sonada, no lo es tanto la presencia de un Lucas Vázquez que un año más -y pese a la amenaza de un precoz Vinicius- ha vuelto a hacerse imprescindible en el Real Madrid. Justo lo que sigue sin conseguir Gareth Bale pese al paso de los años. Hay cosas que, eso sí, no cambian por mucho tiempo que transcurra.

El caso es que con tantos cambios, tanto los superficiales como los de base, el Real Madrid no sólo se mide en este Mundialito a los Kashima o River Plate, sino sobre todo a ellos mismos. Al legado que dejaron en ediciones anteriores. Al listón que impusieron ganando tres Champions League. Ese fue el objetivo que se marcaron en el vestuario merengue el pasado uno de septiembre, toda vez se cerró el mercado de fichajes: demostrar a todo el mundo que podían seguir siendo campeones aun sin Cristiano Ronaldo o sin Zidane, según pudo saber Goal. Fallaron en la Supercopa de Europa, y lo están haciendo también en La Liga. Por lo que el Mundialito es una buena piedra de toque en esa angustiosa búsqueda de un punto de giro que reverdezca laureles pretéritos.
 

Cerrar