Arda no aguanta el pulso con Iniesta

Comentarios()
Getty Images
La sensacional temporada del manchego contrasta con la falta de adaptación del turco en el Barcelona y las dudas que genera incluso con Turquía

Si esta noche habrá dos futbolistas con sensaciones contrapuestas en el césped del Allianz Riviera de Niza estos serán Andrés Iniesta y Arda Turan. Compañeros en el Barcelona, hoy cruzarán espadas en el partido entre España y Turquía en un duelo a vida o muerte para los hombres de Fatih Terim, que todavía no han sumado ningún punto tras caer en el estreno ante la Croacia de Ivan Rakitic. Como si fuera un apéndice de la -media- temporada irregular que Turan ha vivido en el Barcelona, tanto el manchego como el croata demuestran también en la selección por qué son los titulares cuando visten de azulgrana en detrimento del turco.

Turan hasta tuvo que pedir disculpas tras su pobre actuación en la derrota ante Croacia tras ser sustituido por Terim. Al seleccionador turco se le hace cada vez más difícil seguir viendo como un intocable al barcelonista, que en todo caso recibió los elogios de su compañero en el Barcelona, Jordi Alba, hace sólo dos días. "Es un jugador que sabe cómo generar peligro" comentó el lateral, que también avisó de "la gran motivación" que supone para Turan el partido contra la España de Iniesta, el futbolista que le eclipsa en el Barcelona. La prensa turca, de hecho, empieza a discutir que merezca la capitanía.

Es obvio que las comparaciones no son justas. Se trata de dos jugadores distintos aunque ofrecen un perfil igualmente basado en el talento y la imprevisibilidad de sus acciones, que incluyen desde pases imposibles a regates en un palmo de terreno. Sin embargo, desde que el turco abandonara el Atlético de Madrid hace un año por deseo expreso de Luis Enrique Martínez, no ha conseguido demostrar que puede ser un jugador importante en el Barcelona, con el que no pudo debutar hasta el pasado mes de enero por la sanción de la FIFA y el veto a inscribir nuevos jugadores. El ostracismo forzado le ha pasado factura a Turan, que no levanta cabeza en su selección pese a jugar menos encorsetado, tal y como ayer admitió el propio interesado. "En la selección, mi entrenador me quiere en un rol más ofensivo. Pero en el Barcelona, tengo que demostrar mis habilidades defensivas también”.

Iniesta, por contra, se pasea por los campos de España, con la única excepción de San Mamés, recogiendo ovaciones unánimes. Tras su excelsa temporada en azulgrana mantiene el tono también con la casaca roja y el recital que dio en el estreno ante la República Checa no hace más que confirmar que a los treinta y dos años el de Fuentealbilla vive una segunda juventud que no permite divisar todavía el final de su carrera. Xavi Hernàndez aguantó hasta los treinta y cuatro antes de irse del club de su vida y cederle sitio a Turan, su relevo natural a ojos de Luis Enrique, que todavía le tiene por un jugador importante de cara a la próxima temporada, la primera que podrá completar de forma entera con el club catalán, pues sostiene que "quiero quedarme".

Esta circunstancia se antoja como fundamental para recuperar la mejor versión del turco, que ha tenido la mala suerte de coincidir en la fase de grupos de la Eurocopa con la España de Iniesta y la Croacia de Rakitic, los dos jugadores que le vetan la titularidad cuando viste de azulgrana y que se proyectan sobre un Turan cada vez más ofuscado. Todo lo que no sea derrotar a España significará la eliminación de Turquía. Y para ello necesitará la mejor versión del centrocampista del Barcelona, igual que les sucede tanto a España como a Croacia. “No necesito demostrar nada" desafió ayer con un punto de resignación. "Si todavía no lo he hecho será difícil a estas alturas". La ocasión de esta noche, ante el centrocampista más en forma de Europa, puede ser la mejor si quiere reivindicarse.

Cerrar