Valencia, un cuento de terror que promete un final feliz

Comentarios()
LaLiga.es
En enero, en Mestalla meditaban echar a Marcelino; hoy, el equipo tiene vida en las tres competiciones y el Centenario puede ser histórico.

Había una vez una crisis en el Valencia que casi se carga a Marcelino García Toral. Y fue en este Siglo XXI, no hace demasiado tiempo. En el pasado mes de enero, el técnico asturiano caminó por la cornisa y en Mestalla meditaron su destitución. Los resultados no acompañaban y la derrota contra el Alavés de hace poco más de 60 días pudo haber arrasado con el preparador Che, pero Marcelino siguió en su cargo y, desde entonces, su equipo no hizo más que crecer.

Muchas cosas buenas le pasaron al Valencia desde aquel 2-1 en Vitoria con goles de Borja Bastón y Tomás Pina, que remontaron el tanto inicial de Dani Parejo. En la Europa League, los españoles tienen ventaja sobre el Krasnodar y buscarán los cuartos de final la próxima semana; en la Copa del Rey, esperan al Barcelona en la final del Benito Villamarín, habiendo remontado la eliminatoria de cuartos contra el Getafe y habiendo levantado un 0-2 parcial contra el Betis en la ida de las semifinales.

Y en LaLiga, desde esa derrota ante el Alavés, el Valencia arrastra un invicto de 9 encuentros: cinco empates, incluyendo el 2-2 contra el líder Barcelona, y cuatro victorias, las últimas dos consecutivas. La de Girona llegó con la épica que caracteriza a los equipos que todo les sale bien. Un abuso de pegada que legitima el derecho a soñar con estar otra vez en Europa la próxima temporada. Algo utópico hace varias semanas atrás, cuando evitar el descenso era el objetivo más inmediato. 

El artículo sigue a continuación

El Valencia hoy es sexto con 39 puntos y está a seis unidades del milagroso Getafe, cuarto de la clasificación y próximo rival liguero (Coliseum, domingo 17 de marzo). El curso del centenario Che resucitó y nadie por Mestalla conoce ya el significado de la palabra 'crisis'. Son ya 13 partidos consecutivos sin perder: 8 victorias y 5 empates, contando todas las competiciones.

Rodrigo Moreno tiene buena parte de la culpa. El delantero nacido en Río de Janeiro despertó, al igual que el Valencia, en el momento más crucial de la temporada. La histórica noche copera frente al Getafe fue el punto de inflexión. Tres goles ante los azulones, dos de ellos sobre la bocina, certificaron el pase a semifinales. Desde entonces, goles al Betis en Copa, al Athletic en Liga y al Krasnodar en Europa League, además de otras asistencias por Liga contra Barcelona o Girona. Con él y Dani Parejo en plena forma, el cuento del Valencia puede que tenga un final feliz.

 

Cerrar