Qué gana y qué pierde el Barcelona sin Ansu Fati

Comentarios()
Ansu Fati Barcelona Betis LaLiga
Getty Images
Los azulgrana pierden a su segundo mejor goleador y regateador pero, a la vez, su ausencia abre un hueco para que otros puedan dar un paso al frente.

La experiencia de Ansu Fati frente el Betis fue, con toda probabilidad, una de las más olvidables que ha vivido desde que debutara con el primer equipo del Barcelona, precisamente ante el cuadro verdiblanco, hace un año y tres meses. No tanto por su actuación, en la buena línea de lo que suele ofrecer, sino porque no pudo acabar el partido al tener que ser sustituido por Leo Messi al descanso debido a "unas molestias" según señaló Ronald Koeman tras el choque, un pronóstico que empeoró cuando más tarde se confirmó que sufría "una rotura del menisco interno de la rodilla izquierda" según informó el club. Es evidente que esta noticia es pésima para el técnico holandés.

A la espera de que el bissau guineano decida qué camino afronta en su recuperación -estaría un mes y medio ausente si se extirpa el menisco mientras que, si lo cose, podría estar fuera hasta cuatro meses- el Barcelona ya sabe que no podrá contar con su segundo máximo goleador hasta el año 2021. Es una baja particularmente grave en un equipo que adolece de falta de puntería y que necesita una media de hasta 8,5 remates a portería para marcar un gol. En este contexto, el joven extremo es el único que presenta un ratio goleador a la altura de un equipo que aspira a ganar títulos.

Ansu, lugarteniente de Messi en goles y regates

No en vano Ansu fue la opción elegida por Koeman para ejercer de delantero centro frente al Betis y la movilidad que ofreció, aun sin ver puerta en esta ocasión, permitió al Barcelona generar algunas de las ocasiones más claras del primer tiempo. Qué diantres, si llegó al choque ante el Betis como máximo goleador del equipo fue por algo. Ansu es el futbolista más efectivo del plantel barcelonista, transformando una diana cada 119 minutos, superando incluso al diez. Es una virtud que ya demostró la temporada pasada, cuando fue el único capaz de comparar sus registros de efectividad a los de los mismísimos Luis Suárez y Messi.

Hoy el uruguayo vive -y golea- en el Atlético de Madrid y Messi necesita otro artillero con el que complementarse. De momento, solo Ansu ha dado un paso al frente y en su ausencia, que puede ser larga, el Barcelona necesitará que otros, Antoine Griezmann, Ousmane Dembélé o quien sea, asuman la responsabilidad que ha demostrado el bissau guineano, que también es el segundo mejor regateador del equipo después de Messi. El rosarino domina este aspecto en LaLiga siendo Ansu el noveno mejor driblador del campeonato. Es mucho, pues, lo que pierde el Barcelona sin él pero también abre un hueco para que pueda ser otro quien ocupe el gran vacío que deja.

Cerrar