Noticias En vivo
River Plate

¿Puede jugar de otra manera este River?

7:36 GMT-6 29/01/18
Marcelo Gallardo Huracan River Plate Superliga Argentina 28012018
Tras la derrota con Huracán, Gallardo advirtió que el Millonario quizás deba cambiar su estilo por el mal estado del campo de juego del Monumental.

"El césped del Monumental está peor que el de Huracán. Me preocupa porque nosotros intentamos jugar a algo y, si no tenemos el beneficio de contar con un buen campo, lo vamos a tener que cambiar". Todavía enojado por una derrota que consideró injusta frente al Globo, Marcelo Gallardo aprovechó la rueda de prensa en el Tomás Ducó para lanzar una advertencia acerca de lo que podría llegar a verse en el partido del próximo sábado frente a Olimpo. Y si bien pareció más un reclamo hacia la dirigencia por las condiciones de la cancha que a una idea genuina, cabe preguntarse: ¿puede el Millonario jugar de otra manera?

"Algunos equipos no necesariamente necesitan jugar con la pelota como sí lo buscamos nosotros", explicó el Muñeco, de lo que se desprende que, para el DT, modificar el estilo implicaría renunciar a la tenencia para pasar a un fútbol más combativo, de balones divididos, bolas largas y juego aéreo. Así, podría evitar el traslado excesivo en una cancha que atenta contra el juego de pases cortos y pelota por el piso.

En ese sentido, la presencia de Lucas Pratto podría ser una solución: el Oso es un delantero de área de esos que se sienten cómodos como faro de los pelotazos para aguantar la pelota y que tiene muy buena presencia aérea a la hora de los centros. Sin embargo, el resto del equipo no está programado para eso por el entrenador: con la excepción de Leonardo Ponzio, quien siempre fue un futbolista acostumbrado a buscar el juego largo, el resto de los mediocampistas del Millonario se caracterizan por su búsqueda de asociarse por lo bajo.

Enzo Pérez es un jugador con despliegue y buena capacidad de construcción de juego en ataque, Nacho Fernández es un distribuidor y Pity Martínez saca diferencias con su capacidad de desequilibrio a partir de la gambeta. Ninguno de los tres es un lanzador: por más que, está claro, todos pueden pararse en el círculo central a tirar pelotazos o jugar pegados a la banda para tirar centros, ponerlos a cumplir esas funciones sería desaprovechar sus capacidades. 

En el banco, en tanto, Gallardo tampoco tiene hombres como para cambiar radicalmente el estilo. Nicolás De la Cruz es un futbolista que busca asociarse rápido por lo bajo e Iván Rossi es un recuperador. Tal vez el recientemente llegado Juan Fernando Quintero pueda aportarle en ese sentido desde su muy buena pegada, pero el colombiano suma apenas un puñado de entrenamientos con el grupo y está claro que todavía le falta una puesta a punto desde lo físico como para entrar en la consideración.

En definitiva, más allá de los dichos del DT, está claro que será difícil que River modifique su manera de jugar en el encuentro contra Olimpo, esté como esté el campo de juego. Porque no tiene los intérpretes, sí, pero principalmente porque el Muñeco lleva tres años y medio jugando de una forma y no va a cambiarla por una mata de pasto despareja o un pozo en la mitad de la cancha.