Pizzi cavó su propia tumba

Comentarios()
Getty
Las improvisadas decisiones del argentino - español rompieron con la ilusión chilena, que se olvidó del Mundial y sentenció a su generación dorada.

OPINIÓN


Se equivocó en todo. En vez de apelar a lo lógico, o a lo poco que venía funcionando, Juan Antonio Pizzi dispuso en Brasil de un equipo defensivo, con un ordenamiento táctico inédito y sin capacidad de reacción.

Pese a que lo intentó, Chile cayó goleado ante la mejor selección del continente y se olvidó del Mundial porque nunca supo lo que buscaba en Sao Paulo. El once del ex Universidad Católica se caracterizó por esperar a su rival, pero pecó en mostrar siquiera algo para oponer resistencia y llevarse el botín anhelado que terminó siendo solo una ilusión.

Pizzi rompió el tradicional 4-3-3 por la lesión de Francisco Silva e incluyó a José Pedro Fuenzalida como mediocampista mixto por la banda derecha. Nada. El Chapa no tenía la libertad y como la marca no es su fuerte se inclinó ante los embates verdes y amarillos por su banda. El desastre fue mayor: Charles Aránguiz jugó sin estar al cien por ciento y tras 45 minutos no pudo aguantar el peso del partido. Encima, Jean Beausejour se acostumbró a perder duelos externos.

En el ataque, a Jorge Valdivia le tocó retroceder varios metros y fue uno de los pocos que intentó romper la línea defensiva de Brasil, pero la capacidad defensiva de quien festejó y la nula capacidad de variantes de Chile -Alexis y Vargas chocaron siempre- terminaron por cavar la tumba de Pizzi, quien se anotó discretos números en la Eliminatoria y con el único objetivo descontado. A Chile le toca reinventarse. ¿Con otro DT? La ANFP tiene la palabra.

Cerrar