Noticias En vivo
América

La paradoja del pasaporte comunitario de Ochoa: cuando al fin lo tuvo dejó Europa

15:10 GMT-5 04/10/19
Pasaporte comunitario Memo Ochoa
Viviendo en México, el oriundo de Guadalajara ya cuenta al fin con el documento que lo acredita como español.

Nadie le puede recriminar nada a Guillermo Ochoa en su carrera. Haberse atrevido a ser el primer portero mexicano de la historia en evadir de su zona de confort y emigrar a Europa le da derecho irrevocable prácticamente a todo. Regresar a la Liga MX y a su crush, el América, no representa ningún paso atrás; menos a su edad (34) y el cómo lo hace: tras haberle chingado y picado piedra durante siete años.

Si acaso sólo hay algo que salta o no cuadra: el tomar la decisión de volver cuando al fin poseerá lo que más le desgastó las manos y guantes a lo largo de su carrera. Ni los balones ni los disparos a quemarropa de los delanteros, sino el bendito pasaporte comunitario. Ese que —no su agente— le tiró abajo tantos traspasos hipotéticos a cuadros de mayor envergadura de los que defendió como el Napoli, PSG, Milan o Manchester United

“Es irónico, pero ya tengo el pasaporte europeo (el español) y lo logré ahora que estoy acá. En ese momento, el pasaporte se convirtió en telemático y fui de los afectados. Seguí los procesos y dificultó mucho las cosas no tenerlo”, confesó en entrevista con GQ.

Vivir en el Siglo XXI y un mundo globalizado no quita que sea un pedo encontrar trabajo en otro país (o continente) que no es el tuyo, sin importar que se trate del primer mundo. En el Viejo Continente el no ser europeo encarna una condicionante para cualquier profesión, incluyendo una erróneamente glamourizada para la opinión pública como la del futbolista. La mayoría de las ligas importantes de allá únicamente permiten tres cupos para extracomunitarios por equipo

Ahí es donde cobra relevancia la nacionalidad. Si vienes de algún punto geográfico sudamericano como Argentina, Brasil o Uruguay implica casi un volado, un 50/50, que ese apellido extraño e impronunciable esconda a algún antepasado con raíces europeas. Traducción: No contar como 'extranjero' gracias al padre, el abuelo o el tatarabuelo. En caso contrario, el mercado originario del jugador ayuda en la confianza del club comprador.

Si procedes de alguno que no exporta mucho como México, estás ante un gran problema. Paco Memo osó a romper esa barrera física-mental que ningún otro colega suyo intentó, llámese Jorge Campos, Oswaldo Sánchez, Pablo Larios o Ignacio Calderón.

Los conjuntos de la élite se percataban que detrás de ese arquero con las estadísticas del más goleado del campeonato yacía en realidad un portero que salvaba al Ajaccio del descenso o provocaba que el Granada no perdiera 10-1 en vez de 5-1. Su precio encima lo convertía en apetecible; no obstante, el contratiempo siempre era el mismo: la ausencia de los malditos papeles.

Como cuando le encantas a la empresa que te desea incorporar, mas esta desiste porque no cuentas con la forma migratoria específica y tampoco están dispuestos a tramitarla por ti. ¿No los tienes? No 'existes'. Así de pinches frustrante sentía el cancerbero con cada puerta que se cerraba y apenas se abría minutos antes.

Por eso que uno esperaría que, una vez resuelto el impasse burocrático que le impidió obtener el pasaporte en 2017 tras tres años seguidos en España, continuara del otro lado del Océano Atlántico. La equivocación de quien escribe radica en suponer qué (y qué no) es lo mejor para él y su familia, o cuáles motivaciones persigue.

Lo que sí es cierto es que con el visado comunitario hubiese estampado su firma en contratos para custodiar los tres palos de San Paolo, el Parque de los Príncipes u Old Trafford. De cualquier manera luce complejo que alguno de los mencionados se interesara actualmente en él; años atrás no lo habrían dudado con ese 'plus curricular'.

Ahora, el pasaporte —o ciudadanía española— le servirá a Ochoa para retornar a Europa... pero a través de la fila de comunitarios dentro del aeropuerto, en lugar de la de extracomunitarios cuando vaya de vacaciones. O para heredársela a sus hijos Luciano, Lucciana o la recién nacida Karla. Futbolísticamente hablando, ya fue. Los beneficios serán más extra cancha porque Guillermo se retirará en Coapa.