Osorio y Gamero: Dos caras de una misma y devaluada moneda

Comentarios()
Osorio - Gamero 2020
Goal.com
Dos de los equipos más representativos del país atraviesan momentos muy difíciles por su falta de fútbol.

Millonarios perdió por 2-1 ante Deportivo Cali en El Campín por la segunda fase de la Copa Sudamericana y el sábado recibirá a Atlético Nacional por la liga en uno de los duelos más esperados tras el regreso del fútbol colombiano, sin embargo, los ingredientes de este Clásico no serán los mismos de antaño, pues ambas escuadras viven un presente gris y sin mucha luz que permita pensar en que vendrán mejores días.

Los pobres resultados de los equipos colombianos en competencias internacionales, parecen ser el cruel reflejo de una crisis que azota con fuerza al fútbol profesional en tierras cafeteras, donde la división, los intereses personales y una administración que pasó como un huracán dejando desastres en el camino, se han convertido en el peor de los complementos para la, de por sí, ya bastante complicada situación que ha planteado al mundo la pandemia del coronavirus.

Un empate que obliga a ganar en Uruguay: Atlético Nacional igualó con River Plate

Atlético Nacional y Millonarios cuentan con dos de los entrenadores más respetados, no solo a nivel nacional, pues para nadie es un secreto el amplio reconocimiento del que goza Juan Carlos Osorio en el ámbito internacional, mientras que Alberto Gamero se ha ganado a pulso el ser identificado como uno de los mejores directores técnicos de Colombia en la actualidad. Lo anterior no ha logrado que dos de los clubes más queridos, respetados y ganadores del país se escapen de una realidad que dista bastante de lo que históricamente significa el fútbol colombiano.

Y es que ver jugar a Nacional ha pasado de ser un gozo a un absoluto sufrimiento para una hinchada que acostumbra ver un equipo que trata bien la pelota, la conduce con buen toque y que termina cada jugada con una opción clara de gol; lo propio ocurre con Millonarios, que de ser un equipo arrollador, e impulsador de goleadores como Dayro Moreno y Fernando Uribe, ahora la pasa mal para encontrar los goles que no dejen que se les escapen los resultados que tanto necesita.

Goal 50 Revealed: The best 50 players in the world

Millonarios sufrió un nuevo golpe y perdió con el Cali por la Sudamericana

Los análisis y críticas pueden ser tan diversos como las opiniones de cada quién, pero la realidad apunta al mismo lado: Osorio y Gamero son las dos caras de una misma moneda, esa que se llama fútbol profesional colombiano y que se ha venido devaluando en la misma medida que los intereses y las prioridades se han alejado de las canchas y se han trasladado a los escritorios, los derechos de transmisión y cómo hacer de la actividad la mejor forma de lucrar a unos pocos, olvidando que la esencia misma está en los 22 que fecha a fecha tienen la obligación de salir a dejar el alma en la cancha para que, se gane o se pierda, el hincha tenga la fortuna de decir que vio un partidazo algo que poco sucede últimamente en el fútbol cafetero.

Nacional Millonarios 2020

Gamero es la cara de la moneda que reconoce que las cosas no están bien: "Este panorama de Millonarios no es fácil. Perder un partido de Copa Sudamericana de local hoy y jugar el sábado contra Nacional , no es fácil", mientras que Osorio representa la cara del orgullo y el derroche de confianza: "La llave queda abierta, ellos van a tener que salir un poco más y creemos que con 11 jugadores, las cosas serán diferentes" refiriéndose al juego ante River Plate de Uruguay por la Copa Sudamericana.

Dos grandes en problemas y con el futuro lejos de alguna especie de claridad, los números le alcanzan a Osorio para pensar en ir más lejos, aunque su idea de lo que debe hacer Atlético Nacional en el terreno de juego parezca estar más clara en su cabeza que en lo que imprimen sus dirigidos al momento de disputar los partidos, pues a pesar de contar con una de las nóminas más importantes del país, parece estar lejos de encontrar un XI que se acomode a su gusto, por lo que las rotaciones y cambios de esquema sobre la marcha no se irán en un tiempo. Para Gamero parece que el tiempo se agota, su exceso de paciencia parece ser su talón de Aquiles en un equipo que no despega a pesar de contar con jugadores que, nombre por nombre, deberían conectar bien en la cancha y obtener resultados mucho mejores que marchar decimotercero en liga y estar a 90 minutos de irse de Sudamericana.

Las caras de la moneda se medirán este fin de semana, ambas con los créditos a punto de agotarse y la necesidad imperiosa de ganar, a ninguno le sirve nada más, a Osorio por recuperar parte de una credibilidad que se ha ido diluyendo con cada partido en el que sus decisiones han alejado a Nacional del triunfo y Gamero por el simple hecho de que perder lo dejará sin opción alguna de alargar su ilusión hasta fin de año y en una cuerda floja que cada día parece mecerlo más rumbo a la puerta de salida de Millonarios.


RENDIMIENTO COMPARADO ENTRE NACIONAL Y MILLONARIOS


Cerrar