OPINIÓN: El Tri está desnudo

Comentarios()
Getty
La obsesiva preparación de Juan Carlos Osorio ocultaba las debilidades de la Selección mexicana, que hoy está muy lejos de competirle a rivales top.

Faltó la contundencia de Chicharito de cara al arco. También se echó de menos de la conducción de Héctor Herrera en la mitad de la cancha. Ni hablar de la magia de Carlos Vela. Sin embargo, ante Uruguay ninguna ausencia tuvo tanto peso como la de Juan Carlos Osorio, quien dio un paso al costado en la Selección mexicana tras su participación en el Mundial Rusia 2018.

Por primera vez en mucho tiempo, no vimos al timonel colombiano de cuclillas en el área técnica, observando el partido y anotando cada detalle en su famosa libreta. La Selección mexicana fue eso que pedían los aficionados: nada de rotaciones, de esquemas impredecibles y de jugadores cumpliendo una función distinta a la que tienen en sus respectivos clubes.

¿El resultado? Una derrota que deja en evidencia lo mucho que le falta a México para alcanzar el nivel de una selección top. Esa es la razón de la eterna búsqueda de variantes que tenía Osorio, quien trabajó sin descanso para preparar al equipo ante cualquier rival que se le presentara. De hecho, el colombiano no repitió una alineación hasta después de 51 partidos.

Hirving Lozano y Juan Carlos Osorio México 2018

Y la mejor prueba de ello es la victoria ante Alemania. El Tri no venció a la Mannschaft por tener un mejor plantel, ni mucho menos. Fue precisamente la meticulosidad de Osorio la que le permitió llevar el partido a un escenario ideal para explotar sus virtudes, anular las del contrario y maquillar, al menos por 90 minutos, la enorme distancia que hay entre un equipo y otro.

Tal vez no era lo más atractivo al ojo del aficionado, pero, sin duda alguna, era la mejor manera de competirle a las grandes potencias del futbol mundial. Sin esa obsesiva preparación de los partidos y el cuidado de cada detalle, el Tri queda desnudo y en el mismo sitio de hace tres años. La Federación Mexicana de Futbol tiene el futuro de la Selección en sus manos.

Cerrar