Messi tiene cumpleaños celestes y blancos

Comentarios()
Getty Images
El 10 festejó por primera vez en la concentración Argentina en el Mundial Sub-20 de 2005 en Holanda. Este será el noveno que pasa con sus compañeros.

"No se puede celebrar el cumpleaños, pero bueno, la mejor fiesta que podría tener sería en el partido de mañana. Sería un buen regalo ganarle a España" , dijo el niño de 18 años cuando le preguntaron cómo era estar lejos de su familia en este aniversario. Cuentan que ni un poco de melancolía le agarró: delante, tenía su primer Mundial Sub-20, en Holanda, y el cruce contra el país donde vivía y donde un tiempito antes, apenas había debutado en Barcelona, lo habían tentado para que se nacionalizara y dijo no. Era la primera vez que Lionel Messi pedía deseos celeste y blancos.

No tardó demasiado en que volviera suceder: en junio siempre se juegan torneos internacionales y él no se quiere perder nunca ninguno. Entonces, en Alemania, en 2006, vivió su primer Mundial y compartió el cumpleaños con Juan Román Riquelme, con dos tortas gigantes,  y los dos soñanando con que aquel equipo de José Pekerman lograra una gran épica deportiva para Argentina. La historia, con el 10 de Boca, se repitió al año siguiente, en Venezuela, en la Copa América, con Alfio Basile como entrenador. Sin embargo, todavía ahí, él no era el gran protagonista de las jornadas porque existía Román. El tiempo lo puso en el centro.

Entre 2014 y 2016 pasó tres cumpleaños consecutivos con sus compañeros de concentración . Siempre lo invadió, en algún momento, la imagen de su mujer y de sus hijos. Él está lejos, habla por teléfono y se emociona. La primera vez fue en el Mundial 2014, en Brasil. La segunda fue en Chile: justo el chef del hotel también festejaba su cumpleaños y Leo se acercó a la cocina y le dio un abrazo. En ese festejo, Antonella Rocuzzo le envió un video que terminaba con Thiago, su nene mayor, diciendo: "Que los cumplas feliz". El festejo de 2016 lo encontró en Houston, en plena disputa de la Copa América Centenario.

En 2018 habría un festejo contenido: el clima no era el mejor en la concentración de Bronnitsy, tras la goleada sufrida contra Croacia y a la espera del partido en el que Argentina se jugaría su continuidad en el Mundial de Rusia frente a Nigeria. Este año la Albiceleste sigue sin encontrar el rumbo, pero el cumpleaños de Leo al menos llegó después de que el equipo se asegurase su pasaje a los cuartos de final de la Copa América de Brasil: "La verdad que iba a ser complicado si no ganábamos. Además había venido mi familia... Por suerte salió todo bien", admitió el capitán tras el triunfo sobre Qatar.

Messi cumple 32 años y ojalá se pudieran revisar sus deseos para entender qué pide cada vez que pide. Sus hijos, claro, le cambiaron el panorama: once años después de aquel 2005, la historia es diferente porque los extraña, cuando antes no extrañaba a nadie. Sin embargo, su cabeza de profesional es imparable: el 10 sigue soñando, una y otra vez, que esta vez se les dé.

Cerrar