Messi cumple su gran sueño: el "sí, quiero" de Antonella

Comentarios()
El pequeño Leo solo tenía dos sueños: ser futbolista profesional y estar al lado de la mujer con la que hoy se casará.


LA INTRAHISTORIA

Leo Messi se casa hoy con Antonella Roccuzzo, su novia de toda la vida. La única, además. La misma niña de la que se enamoró siendo un crío, la hija de los vecinos en Rosario, hoy madre de los retoños del mejor futbolista del planeta, Thiago y Mateo. La boda será, como no, en su ciudad natal y en ella tomarán parte algunas de las estrellas más importantes del mundo del fútbol, desde los miembros de la selección argentina hasta muchos de sus compañeros en el Barcelona, aunque no todos han podido confirmar su asistencia. 

El artículo sigue a continuación

Con la misma naturalidad con la que sentó en el suelo a Jerome Boateng reveló en enero de 2009, cuando apenas hacía unos meses que había heredado el dorsal '10' de manos de Ronaldinho Gaúcho, que "sí, tengo novia y está en Argentina". Aquel líder en ciernes esbozó entonces una media sonrisa ante las cámaras de TV3 tras el achaque de sinceridad. No había para menos, pues Messi solo había tenido dos obsesiones siendo un crío: convertirse en futbolista profesional y estar al lado de Antonella.

El noviazgo, según luego explicarían personas allegadas a la pareja, se había producido dos años antes, en 2007. Pero Messi tenía el convencimiento de que acabarían juntos desde mucho antes. A los 9 años tuvo el flechazo, a los 19 empezaron a salir y a los 30 se casará con la mujer de su vida. Ni siquiera su fichaje por el Barcelona en 2000 le hizo olvidarse de Antonella, a quien hoy jurará amor eterno. La jugada, como suele pasar cuando se habla de Messi en estos términos, le ha salido inmejorable.

Con 30 años recién cumplidos y alcanzada su madurez personal y profesional, sigue ampliando un círculo que no da muestras de cerrarse todavía. El año pasado Messi vivió un verano amargo tras la cuarta decepción con Argentina y la sentencia que le declaró culpable de fraude fiscal. Hoy vive en una nube, sabiendo que tanto él como su padre quedarán libres de antecedentes tras pagar la multa sustitutoria y, todavía mejor, sabiendo que la mujer a la que siempre amó le dará el "sí, quiero" que siempre deseó.

Cerrar