Noticias En vivo
Barcelona

Luis Suárez le da oxígeno a un Barcelona que sigue intubado

16:05 GMT-5 02/10/19
Luis Suarez Barcelona 2019-20
El uruguayo resuelve ante un gran Inter con dos goles tres años después de sus últimas dianas en fase de grupos y devuelve al Barcelona a la vida.


EDITORIAL

Llevaba días en la UVI el Barcelona y quizá necesitaba sentir el aliento de la muerte en el cogote para volver a respirar y eso fue exactamente lo que pasó ante un muy buen Inter que transformó en gol la primera acción que creó cuando no habían pasado ni dos minutos de juego gracias a una buena contra que Lautaro Martínez finalizó con maestría, despeñando al Barcelona cuesta abajo y acercándole a la muerte europea en un primer tiempo en el que dominó el cuadro italiano y solo consiguió tirar a puerta desde fuera del área. Ni siquiera el regreso de Leo Messi tras superar sus molestias en el aductor revitalizó al equipo, por lo menos inicialmente.

El rosarino no llegó a completar ni una sola acción dentro del área rival interista en el primer tiempo, muy bien cimentada por Antonio Conte y capaz de salir a la contra con una velocidad que casi siempre cogía desprevenidos tanto a Gerard Piqué como a Clément Lenglet, visiblemente nerviosos ante las acometidas del propio Lautaro y de Alexis Sánchez, que gozaron de las mejores ocasiones para marcar durante unos primeros cuarenta y cinco minutos en los que solo Arthur Melo y Frenkie De Jong ofrecieron el nivel deseable de un equipo que pretende levantar la Champions League a final de temporada. Entre los dos liquidaron a Sergio Busquets, que fue el primer cambio del partido, ya en el segundo tiempo, para dar entrada a Arturo Vidal como mediapunta y cambiar el sistema a un 4-2-3-1 con el que el Inter quedó ahogado y el ataque azulgrana, liberado. 

El chileno fue clave en la reacción del Barcelona, brindándole a Luis Suárez el centro con el que el uruguayo pudo superar, al fin, a Samir Handanovic. Con Vidal imponiendo su ley la salida del balón del cuadro italiano dejó de ser tan fluida y tanto ganaron en tranquilidad los centrales barcelonistas como la perdieron los interistas, incapaces tras el gol de frenar a Messi con el balón controlado. Fue el rosarino quien se inventó el gol que resolvió el choque tras un jugadón que certificó con un pase de gol a su amigo, que ya solo tuvo que elegir cuál de los huecos en la portería nerazzurra elegía para establecer el 2 a 1 definitivo y confirmar que los equipos italianos son sus favoritos, pues les ha marcado más goles que a ningún otro país.

Hacía tres años que el uruguayo no veía puerta en la fase de grupos y sus dianas llegaron cuando más lo necesitaba un Barcelona al que le está costando respirar y que, de no haber puntuado frente al Inter, estaría viviendo un incendio de magnitudes bíblicas. Pero Luis Suárez apareció y el barcelonismo entero volvió a sonreír. La catarsis que se produjo tras su segundo tanto, con todo el equipo abrazando al único nueve que tiene el equipo tiene que marcar el camino a la hora de recuperar la senda de la solidez y las victorias. Además, Messi ha vuelto y Arthur y De Jong dan muestras de poder cimentar un centro del campo más que interesante. Porque aunque anduvo cerca, el Barcelona todavía no ha muerto. Pero da muestras de haber estado de parranda hasta la fecha.