Los jóvenes iluminan al Barcelona más gris

Comentarios()
griezmann dest barcelona
Getty
Mingueza, Aleñá, Dest, Pedri, Trincao, Riqui y Konrad aprovechan la oportunidad ante el Dinamo y pueden repetir frente a Osasuna.

El Barcelona empieza a dar muestras de realizar el tan necesario relevo generacional , en parte porque la necesidad tras las lesiones de Gerard Piqué y Sergi Roberto le invita a ello. El caso es que en Kíev el cuadro azulgrana salió de inicio con la alineación más joven de la última década . Ronald Koeman incluyó al debutante Òscar Mingueza (21) y también les dio la oportunidad a Carles Aleñá (22), Sergiño Dest (19) y Francisco Trincao (20), además de un Pedri González que formó con diecisiete años para alcanzar hoy la mayoría de edad. Todos rayaron a buen nivel.

Koeman ya advirtió al final del partido que estaba  "era importante para mí verles"  y vaticinó que "habrá oportunidades para los que juegan poco" en el apretado calendario que viene antes de acabar el año. Los azulgrana afrontan nueve partidos en menos de un mes pero la segunda unidad da muestras de estar preparada y, más importante todavía, de querer estar.

Mingueza vive el debut soñado

El central formó de inicio al lado de Clément Lenglet y logró arrancar el elogio de Koeman. "Ha demostrado que podemos contar con él" dijo el holandés. El catalán acababa de cuajar un partido completísimo , siendo un de los tres jugadores que acabó con más de cien intervenciones, habiendo dado una asistencia e interceptado seis balones, más que nadie. Mingueza demostró sobriedad y se ganó seguir en la dinámica del primer equipo. "Ha dado muy buena impresión" concluyó Koeman.

Ante Osasuna puede repetir en el once, sin ir más lejos. "Hay posibilidades de que juegue este domingo"  adelantó el técnico holandés, prendado con la evolución de un central que, de momento, no regresará al filial.

Dest y Pedri siguen deslumbrando

También brilló Dest. El  jovencísimo lateral se incorporó con criterio al ataque y combinó con acierto con los jugadores del centro del campo para abrir el marcador culminando una jugada de equipo con un remate tan difícil como preciso, apuntándose el primer gol de un jugador estadounidense con la camiseta del Barcelona. Intervino 101 veces y además del gol hasta se permitió servir seis centros , más que ningún otro.

Lo de Pedri ya sorprende menos. El canario da muestras de estar cada vez más consolidado y, siendo justos con la realidad, si no tiene estátus de titular poco le falta.

Aleñá y Trincao piden paso

El catalán y el portugués también tuvieron una actuación destacada. Aleñá formó de mediocentro y fue, con 117 intervenciones, el jugador que más entró en juego y lo hizo con acierto, probando 107 pases de los que sólo falló 1, convirtiéndose en el más preciso de su equipo a pesar de jugar casi siempre al primer toque. Aleñá, además, f ue el que recuperó más balones , con un total de 10. "Creo que he aprovechado la oportunidad" dijo risueño al final del partido.

El artículo sigue a continuación

Trincao, por su parte, fue de más a menos pero hay que decir que fue el futbolista del Barcelona más castigado por la defensa del Dinamo. Hasta cuatro faltas recibió para acabar perdiendo 26 balones. Es un dato que puede ser anecdótico pues forma parte de la naturaleza de su juego de extremo regateador pero no dejó de intentarlo mientras estuvo en el terreno de juego.

Riqui y Konrad también quieren estar

Koeman todavía tendría tiempo de darles oportunidades a Riqui Puig y Konrad De La Fuente . El de Matadepera disfrutó de veinticinco minutos en los que sirvió otros tantos pases con un 78% de precisión y Konrad dio un paso más en su camino a la consolidación disfrutando de siete minutos. ¡Hasta debutó Matheus Fernandes! El brasileño, inédito hasta la fecha, se estrenó con diecisiete pases de los que no falló ni uno.

Todos demostraron calidad para estar en un Barcelona que necesitaba un partido como el de ayer, en el que los jugadores le dieron al entrenador "la imagen que queremos". Porque el cuadro azulgrana no sólo ganó sino que lo hizo goleando tras  "presionar y recuperar rápido el balón" , haciendo gala de una actitud y un hambre como hacía tiempo que no se veía y demostrando que, aunque jóvenes, todos ellos están sobradamente preparados para ayudar al equipo en cotas cada vez mayores.

Cerrar