Leo Messi, la garantía del Barcelona ante el Dinamo de Kíev

Comentarios()
leo messi barcelona dynamo dinamo kyiv kiev 2009 champions league
Getty
El rosarino se ha medido dos veces al cuadro ucraniano y siempre ha marcado y ganado ante el Dinamo.

El Barcelona no vive su mejor momento. Lleva un mes y tres días sin ganar en LaLiga y la cuestión institucional sigue enrarecida a la espera de alcanzar un acuerdo con buena parte de la plantilla para la rebaja salarial que amenaza con volar por los aires los delicadísimos balances financieros si no hay consenso el próximo jueves. Sin embargo, si hay un escenario en el que Barcelona se sienta especialmente fuerte ese es la Champions League. Los barcelonistas se han mostrado intratables y el miércoles reciben a un Dinamo de Kíev que sabe lo que es golear en el Camp Nou pero que siempre ha mordido el polvo cuando se ha cruzado con Leo Messi.

Sigue en directo el Barcelona vs. Dinamo de Kíev

" target="_blank">Sigue en directo el Barcelona vs. Dinamo

El Dinamo se ha cruzado dos veces con el rosarino y ambas fueron justo después de que su Barcelona levantara el primer triplete en 2009. El cuadro ucraniano fue, de hecho, el primero que visitó el Camp Nou en la Champions League después de que los barcelonistas lograran los tres títulos la temporada anterior y cabe decir que los hombres que entrenaba Pep Guardiola no dieron opciones a un Dinamo que cayó gracias a los goles de Messi y Pedro Rodríguez. No hubo mejor suerte para el Dinamo cuando recibió a los azulgrana en el estadio Valeriy Lobanobsky.

Messi volvió a ver puerta después del gol inicial de Artem Milevskyi y del empate que estableció Xavi Hernández, asegurando los tres puntos en la última jornada de la fase de grupos y materializó el pase a los octavos, aunque meses más tarde los barcelonistas caerían frente al Inter de José Mourinho. Mucho ha llovido desde entonces y Messi ya no es un veinteañero sino un veterano que, a pesar de estar ya curtido en mil batallas mantiene intacta la ambición de ganar siempre, tal y como señaló ayer Ronald Koeman.

El Barcelona, al que le caen palos y con el que se atreve hasta Quique Setién, necesita la victoria para callar bocas pero nada mejor que un partido europeo para enderezar el rumbo de la mano de su estrella, un futbolista temible le pese a quien le pese. Si a alguno le pica la personalidad del mejor de siempre debería acordarse tanto de los últimos tres lustros de Messi como del legendario entrenador del Dinamo que hoy da nombre a su estadio. La mediocridad está reñida con la leyenda y la autoridad, lejos de imponerse, se gana. Y eso lo lleva demostrando Messi desde los tiempos que se cruzó por primera vez con el Dinamo de Kíev y que esta vez puede pagar los platos rotos tras los acontecimientos de la última semana.

Cerrar