La redención de Pablo Pérez: el capitán pidió perdón e hizo jugar a Boca

Comentarios()
@BocaJrsOficial
El protagonista máximo del último fin de semana Xeneize tuvo una noche destacada donde se dedicó a hacer lo que mejor hace.

Pablo Pérez se transformó el último domingo en el protagonista principal de esta serie de drama, suspenso y por momentos thriller que suele ser Boca. Desde el momento en que puso la rodilla para el 2-1 sobre Talleres y, por sobre todas las cosas, decidió celebrarlo con insultos a los hinchas que lo habían hostigado por su flojo rendimiento. Pero el fútbol da revancha rápidamente y solo le tomó 72 horas volver a dedicarse exclusivamente a jugar al fútbol.

Pasó también un raid mediático para disculparse, justificar su bronca y dar explicaciones, pero todo se definiría en la noche copera, esas que tanto le gustan a La Bombonera, que lo recibió con una parte de silbidos pero mayoría de aplausos, cuando la voz del estadio lo anunció en la alineación titular.

Desde el minuto 0, el número 8 se olvidó de todo lo ocurrido, pidió la pelota y fue el eje permanente del mediocampo, asociado con Bebelo Reynoso y con Cristian Pavón. Tanto que fue, según Opta, el jugador que más veces tocó la pelota, el que más pases dio y con mayor precisión en el equipo de Guillermo, además de ser también uno de los que más balones recuperó.  

Solo le faltó el gol, porque uno de sus remates en el primer tiempo se fue apenas alto y otro, en el complemento, quedó en las manos de Viera. De todas maneras, esta vez no necesitó convertir para ganarse algo similar a una ovación, solamente por cumplir a la perfección (y callado) su tarea. "Yo me equivoqué, por eso les agradezco este gesto a la gente, que sepan que la entrega nunca va a faltar", fueron sus palabras mientras dehjaba el campo de juego, luego del comienzo de su redención.

Cerrar