Idilio de los jóvenes blaugrana en El Sadar

Barcelona Gavi Nico Luuk de JongGetty Images

Donde hay vida hay esperanza. Y en las piernas de los jóvenes del Barcelona hay años de vida útil. Muchos. Si las lesiones les respetan y los entrenadores que les dirijan confían en sus posibilidades, el conjunto blaugrana tiene un proyecto de futuro con varios de sus chicos formados en la Masia. Nico González y Gavi Páez ya son titulares y generan mucha menos discusión que un Frenkie de Jong que no participa ni en los encuentros en los que debería dar un paso adelante. Ante el Bayern decepcionó y ante Osasuna volvió a desaparecer, como lo viene haciendo durante toda la temporada. Y eso que costó 75 millones de euros más variables. Nadie, sin embargo, dudaba de su calidad. El desencanto es mayúsculo con el neerlandés, que ha pasado a ser intrascendente pese a jugar casi siempre los noventa minutos.

Pese al empate en El Sadar, donde el Barcelona volvió a dejar sensaciones contradictorias y unos últimos minutos indignos de un equipo que regaló el balón cuando estaba ganando, hay brotes para la esperanza en la mirada siempre pura y brillante -con permiso de los humoristas Jair Domínguez y Peyu- de sus chicos. Tienen hambre, ganas de competir, fuerza física y muchísima calidad técnica. Han tirado la puerta y se han hecho con un hueco en el once inicial sin que nadie les pueda discutir que el futuro es suyo. Nico y Gavi generan unanimidad en el barcelonismo, mientras que Abde Ezzalzouli, un joven fichado este verano del Hércules y que tiene una cláusula de 200 millones de euros, pide a gritos un puesto que va mereciendo con actuaciones de mucho mérito.

"Es la nota positiva, pero a la vez negativa. Los jugadores que están marcando la diferencia en estos momentos en el Barça tienen 17, 18 y 19 años. Es muy positivo para el futuro del club. Pero también es negativo, son tan jóvenes que no siempre tendrán este nivel. Estamos en una situación precaria, necesitamos tiempo porque hay una hornada extraordinaria. El partido de Abde es espectacular, una puesta en escena tremenda. Y las de Gavi y Nico. Pero ellos no pueden ser los pilares. Aquí tenemos otro problema. Los jóvenes están dando el callo de una manera tremenda", reconoció Xavi Hernández en rueda de prensa.

Este domingo, Nico y Abde marcaron su primer gol como jugadores del Barça. Lo hicieron en El Sadar, un campo idílico para los jovencísimos futbolistas blaugrana en las últimas temporadas. Es el mismo escenario donde Ansu Fati anotó su primer gol el 31 de agosto de 2019 y en el que también sumó su primer tanto Ilaix Moriba, el 6 de marzo de este año 2021. Hoy lo hicieron el centrocampista gallego y el extremo marroquí, que fueron los futbolistas más desequilibrantes del conjunto culé. Sobre todo el africano, que volvió locos a los jugadores de Osasuna con su electricidad y un atrevimiento para encarar rivales muy difícil de encontrar en este fútbol moderno con pocos extremos puros. Abde tiene 19 años, los mismos que Nico. Gavi no es todavía mayor de edad, tiene 17 primaveras. Un lujo que hay que cuidar, al Barça no se le pueden escapar. En Pamplona, por cierto, debutó Bojan Krkic, el máximo goleador histórico de las categorías inferiores del club azulgrana.