Noticias Partidos
Fichajes

Fichar, el verbo 'tabú' en el Atlético de Madrid

6:29 GMT-5 27/09/22
Griezmann
En el club son conscientes de que la planificación no es buena y que deben acudir al mercado en invierno

En las últimas once temporadas, todas en las que Simeone ha comenzado el curso como técnico, el Atlético de Madrid ha invertido en fichajes un total de 1.020 millones de euros, mientras que en ese periodo de tiempo, ha recaudado 959.4 millones por ventas de futbolistas. Es decir, que en los últimos 11 años, la media de la inversión neta en fichajes del Atleti es de 5.5 millones anuales. Pero ¿cómo se ficha en el Atleti estos años? ¿Quién decide el perfil de jugadores que deben llegar? ¿quién toma las decisiones?

Desde hace una década, el modelo de planificación deportiva del Atlético a la hora de comprar y vender se basa en el criterio que marca su CEO, Miguel Ángel Gil Marín. Y esa política se fundamenta en un principio básico que el club repite por activa, pasiva y perifrástica: “Mantener el equilibrio entre inversiones y desinversiones”. Ese axioma, traducido a futbolés, es el mantra que conocen de memoria los aficionados colchoneros. “Para comprar, antes hay que vender”. O su variante popular y extendida en la prensa: “Antes de entrar, dejen salir”. Todos está condicionado por esa máxima. Sin excepción. 

Durante más tiempo del deseable, en la época pre-Cholo, el Atlético se reestructuró en base a dos patas en el mercado: los servicios de una serie de agentes de cabecera y la fórmula recurrente de los fondos de inversión, que permitían firmar a jugadores cuyo contrato tenía más que ver con una fórmula de “alquiler” que con una de propiedad. ‘Mendes y Falcaos’. Simeone revitalizó el club y le consolidó entre los mejores. Entre el Cholo y un grupo irrepetible de jugadores, el club gestionó mejor sus recursos. Creció en sus ingresos, reequilibró sus cuentas - aún tiene una deuda neta financiera de más de 500 millones-, y mejoró su poder de adquisición. Aspiró a (presuntos) mejores jugadores, pagó traspasos más altos y ahora abona salarios que se han disparado.

Pero ¿quién ficha en el Atlético? Pues existe un principìo de responsabilidad compartida. Andrea Berta - útil para el club, invisible para el aficionado y mudo para la prensa-, desde la dirección deportiva, propone. Diego Simeone - escudo humano para el club, cabeza visible para el aficionado y portavoz en la prensa-, también propone. Y Miguel Ángel Gil Marín - máximo accionista del club, sospechoso habitual para el aficionado y mejor gestor del mundo para la prensa-, dispone. El principio básico para fichar es el consenso.  

A Berta se le pueden imputar operaciones como Cunha, Felipe o Lodi, aciertos como Renildo o Witsel y fracasos como Kalinic, Torreira, Marcos Paulo o Gelson. Al Cholo le correspondería la autoría de fichajes de éxito como Giménez, Tiago, Augusto o Griezmann, así como otros que no respondieron como Vitolo, Vietto o Gaitán, como sus últimas dos peticiones, el regreso de Antoine y la compra de Nahuel Molina. Las grandes operaciones siempre han sido cosa de Gil. Fuera sugerencia de Berta o del Cholo, Gil fue el brazo ejecutor en las llegadas de Villa, Suárez, Lemar o Gameiro. También en los casos de Jackson, Jota, Joao Félix o Falcao, siempre con la inestimable colaboración de Jorge Mendes. Gil también fue juez y parte en la compra, venta y regreso de Carrasco, en la venta de Lucas Hernández y Mandzukic, o en la compra y posterior clausulazo por Rodri.

Ahora la terna Gil-Berta-Simeone debe dar un paso al frente. La planificación está lejos del mínimo exigible. La plantilla está cogida con alfileres y pese a que hay quien confunde adrede una gran nómina de delanteros con la “mejor plantilla de la historia”, el grupo está descompensado. El Atleti tiene un boquete en la defensa. No por falta de aptitud, sino por falta de disponibilidad. Entre sanciones y lesiones, la zaga ha pasado de ser una roca a ser de plastilina. Y el club debe reaccionar. Fichar no puede ser un verbo 'tabú'. Lo barato sale caro. Será difícil ganar títulos sin acudir antes al mercado. Incluso estar en Champions. Si antes hay que vender, adelante, pero hay que fichar. Mejor tarde que nunca. No sirve mirar para otro lado, ni ponerse medallas por fichajes buenos o malos, ni seguir con las tragaderas. Hay que ir al mercado y fichar. Planifiquen, que falta hace.

Rubén Uría