El Real Madrid naufraga en un mar de pitos

Comentarios()
Getty
Ante el CSKA se multiplicaron los fantasmas (0-3): plebiscito sobre Isco, sequía goleadora, tres tantos en contra y Bale acusando otra no lesión

OPINIÓN

El Real Madrid finiquita la fase de grupos de la Champions con la peor de las sensaciones. No le podían haber salido peor las cosas ante el CSKA. Parece que todos los fantasmas se pusieron de acuerdo para aparecer en el mismo lugar y a la misma hora. En un estadio medio vacío, con Isco pitado por el público, con Gareth Bale doliéndose de una nueva no lesión, con muchas ocasiones al limbo, y con tres goles encajados en los únicos tres disparos a puerta de los rusos. Como el partido en Moscú, aún con Lopetegui en el banquillo. Bueno, peor que el partido en Moscú realmente, a tenor del resultado.

El artículo sigue a continuación

Y eso que el partido pintaba a goleada blanca en la primera parte. Sí, sí, a goleada. Con Vinicius y Asensio en modo estelar. Una triple pared del mallorquín a punto estuvo de convertirse en uno de los goles del año. Apenas unos minutos después de haber estrellado otro balón en la escuadra tras una jugada brillante del brasileño. Nadie entonces podía imaginar que el equipo pudiera caerse de la manera en que se cayó cuando Fedor Chalov embocó a gol una buena jugada individual poco después de la media hora. Dos ocasiones más de los rusos dejaron a los blancos en la lona con un 0-3 difícil de explicar más allá de la efectividad de un equipo visitante que quizás, eso sí, se tomase el partido más en serio que los locales.

El 0-2 al descanso sumió al público en un mar de nervios, viendo sobre el verde una mezcla extraña de jugadores muy jóvenes, otros recién salidos de lesión, algunos desganados y, en general, todos sabedores de que ya estaban clasificados y que este partido servía para tanto como expectación generaba. Es decir, nada. Y el público no lo consintió. De ahí que acabara pitando a Bale, que se hizo daño y no pidió el cambio. De ahí que acabara pitando la sustitución de Marcelo, cuando regresaba de lesión. Y de ahí, sobre todo, que plantease un plebiscito sobre Isco, con mucha gente pitando repetidamente al malagueño tras fallar por indolencia una gran jugada de Vinicius. El resultado ante el CSKA es más desilusionante que trascendente, pero la situación del malagueño sí que se enreda cada vez más y más cada semana. Fue la peor noticia de la noche de Champions. Y eso que fueron muchas. 

 

Cerrar