El impacto de Luis Enrique en la MSN: "fue un placer"

Comentarios()
Getty Images
El técnico se refirió a sus tres estrellas, a las que "he intentado ayudar en la medida de lo posible".

Pocos entrenadores han tenido a sus órdenes un tridente de ataque como el que el Barcelona ha puesto al servicio de Luis Enrique Martínez. Al sempiterno Leo Messi se le unieron Neymar Da Silva un año antes de la llegada del asturiano, que llegó a la vez que Luis Suárez, aunque el uruguayo tuviera que esperar unos meses para debutar debido a la sanción que arrastraba por su mordisco a Giorgio Chiellini en el Mundial de 2014. Para el todavía entrenador barcelonista "fue un auténtico placer".

Sin embargo, también explicó que "he intentado ayudarles a los tres en la medida de lo posible" explicó antes de analizar, uno a uno, cada caso. Con quién se alargó más fue con Suárez, que recientemente ha admitido cómo Luis Enrique le ha ayudado mucho a la hora de gestionar sus emociones durante los partidos. El técnico se mostró muy agradecido por sus palabras al asegurar que "siempre es agradable escuchar a los jugadores hablar bien de uno" para luego ampliar que "solo puedo hablar maravillas de él como jugador y como persona, aunque a veces es difícil distinguir al Luis persona del Luis jugador, que solo tiene en mente el gol".

Así, "creo que en su caso, y a pesar de seguir teniendo mucho margen de mejora, ha aprendido a controlar sus emociones". No tanto evitando morder a los rivales, un capítulo excepcional en su trayectoria, sino en las batallas dialécticas que solía tener con el árbitro, que han ido perdiendo decibelios desde que llegó al Barcelona, lo cual le ha generado muchos menos problemas al uruguayo, siempre de sangre caliente.

Neymar, en cambio, siempre fue más tranquilo. "Ya tenía un repertorio de regates importante cuando llegó pero ha mejorado mucho en la interpretación del juego, su evolución en los últimos cuatro años ha sido muy importante" explicó aunque rechazó mojarse en cuanto si la presente ha sido la mejor campaña del brasileño porque "para alcanzar la plenitud hacen falta títulos y esta temporada no los hemos logrado todavía". 

Naturalmente también habló de Messi, aunque se refirió a él como "el mejor de los mejores". En este sentido, fue cauto a la hora de valorar qué puede haberle enseñado él a un jugador que ve como "un gran líder y un gran ejemplo para todos". Los tres, igual que el resto del equipo, tienen ante si la posibilidad de acabar la era Luis Enrique con un título.

Cerrar