Noticias En vivo
Barcelona

El día que Busquets perdió los galones

6:08 GMT-5 03/10/19
busquets vidal inter barcelona
El centrocampista deja de ser intocable y un año y medio después de la última vez vuelve a ser el primer cambio para que Vidal mejorara sus registros.


EDITORIAL

Año y medio después de la última vez Sergio Busquets fue el elegido por Ernesto Valverde para ser el primero en abandonar el terreno de juego. Indiscutible faro del Barcelona durante las últimas once temporadas, el canterano no era el primer cambio de su equipo desde el 4 a 1 que el cuadro azulgrana le endosó a la Roma en aquellos fatídicos cuartos de final de la Champions League en los que los giallorossi le dieron la vuelta a la eliminatoria una semana después. Entonces se trataba de dosificarle. Ante el Inter, sin embargo, Valverde le cambió para remontar. Y la jugada le salió bien.

Es un movimiento que constata la lenta pero progresiva pérdida de peso de Busquets, que alterna actuaciones soberbias con otras muy mejorables. Es un jugador que no goza de un físico privilegiado y que hace de la inteligencia su mejor arma. Si el equipo se estira él sufre más que nadie y, con él, toda la zaga al completo. Heredero del precioso legado del Barcelona, la incorporación de Frenkie De Jong, capaz de ocupar con éxito una posición tan compleja como la de mediocentro del equipo catalán, permite pensar que un jugador que nunca tuvo un recambio de garantías ya lo tiene.

Además, no hay que olvidar que, por lo menos ante el Inter, la entrada de Arturo Vidal le dio al equipo el meneo que necesitaba. Valverde cambió el sistema táctico y estableció un 4-2-3-1 con el chileno en la mediapunta, De Jong y Arthur Melo en el doble pivote y Leo Messi y Ousmane Dembélé desatados para hacer daño en las bandas y asistir a Luis Suárez, autor de los dos goles que le dieron la vuelta al resultado ante el Inter gracias, precisamente, a una asistencia de Vidal y otra de Messi. El chileno incluso mejoró el rendimiento de Busquets a pesar de haber disputado apenas 37 minutos, por 53 del catalán.

Así, Vidal perdió la mitad de balones que Busquets y recuperó tres, uno más que el segundo capitán azulgrana, un dato que certifica que Busquets sigue siendo importante, por supuesto, pero que su declive puede haber empezado también por el buen hacer de De Jong y Arthur, capaces de formar en el doble pivote a pesar de que el holandés también puede jugar solo en esta posición. De hecho, a Busquets se le vio muy encima de De Jong durante sus primeras semanas, revelándole todos los secretos de la posición porque sabe, mejor que nadie, que su sucesor y continuador del legado del centrocampismo barcelonista ya está aquí.