Benzema y Vinicius mandan un aviso al Barcelona

Comentarios()
GETTY IMAGES
El Real Madrid recorta puntos en Liga tras otro partido muy serio, con la dupla atacante en modo estelar. El Clásico les llega en el mejor momento

OPINIÓN

El Real Madrid se quiere meter en la pómada por el título de Liga. El miércoles espera el Clásico en Copa, y va al Camp Nou con los deberes hechos en la competición doméstica. Barcelona y Atlético pincharon en esta jornada, sirviéndole en bandeja a los blancos el dar un paso adelante en la clasificación. Y los chicos de Solari no desaprovecharon la oportunidad de caldear la zona alta de la tabla (3-0). El Alavés prometía guerra, y encorsetó más al Real Madrid de lo que nunca se había visto en las últimas semanas. Momento para que las estrellas marquen diferencias. Y ahí tanto Vinicius como Benzema cumplieron sobradamente con las expectativas. Un día más. El Barcelona está avisado.

El artículo sigue a continuación

Por un lado, el francés marcó el 1-0, firmando así su cuarto partido consecutivo viendo puerta. Se acaban los calificativos para definir el momento de forma del delantero. Aunque seguramente haya una imagen que sustituya con creces cualquier palabra que pueda decir un servidor: la del Bernabéu coreando “Karim, es nuestro ‘9’”. En diez temporadas no se había visto nada similar. Eso lo dice todo. 

Por otro lado está Vinicius. El brasileño es el motor del Real Madrid en ataque. Cada balón que pasa por sus pies mejora la acción. Siempre genera algo. Dicen que falla en el último toque… pero es que el día que, además de cercar el área rival tras irse de dos o tres rivales, también marque o asista cada vez que toque el balón, estaremos hablando del mejor jugador del mundo. Sus compañeros, que saben de su influencia, no se cortan en buscarle ya. En la primera parte, mientras por la banda de Bale se jugaron el 27% de acciones, por la banda de Vinicius se jugaron el 48% de las mismas. Suya fue la jugada para Reguilón que acabó en el primer gol de Benzema. Y suyo fue el 2-0 en el minuto 78 tras asistencia de Asensio. Brasileño y francés son el alfa y el omega de casi todas las acciones merengues. Algo que, dicho sea de paso, no tenía el Real Madrid cuando visitó el Camp Nou allá por octubre.

Más allá de Benzema y Vinicius, el partido ante el Alavés sirvió para que el Real Madrid consolidase un día más su progresión. Juegan con una solidez, un ritmo físico y una velocidad de balón tres veces superior al del primer tercio de temporada. Y cada una de estas suertes retroalimenta las aledañas. Si hasta hace nada daba la sensación de que podía perder con cualquiera, a día de hoy es todo lo contrario: se espera que pueda ganar a cualquiera. Incluso cuando en la segunda parte el equipo vitoriano se estiró un poco, nadie en el Santiago Bernabéu silbó. Ni hubo el clásico run-run. Lo que aconteció fue el segundo gol blanco. Incluso el tercero, obra de un Mariano que dejó claro que si le falta rodaje, lo cumple con un inquebrantable tesón. El tramo más duro del curso le llega al Real Madrid en el mejor momento. Que nadie espere un Clásico como el de octubre. 

Cerrar