Noticias Partidos
Chelsea

Analizando el despido de Thomas Tuchel

3:08 GMT-5 09/09/22
Thomas Tuchel
Juan Yagüe analiza los motivos y el contexto del despido del técnico alemán

Queremos empezar de nuevo”. Esas fueron las palabras de Todd Boehly, el nuevo propietario del Chelsea, hacia Thomas Tuchel para comunicarle su despido. El shock del entrenador alemán fue instantáneo. La vida es así de desagradecida en algunas ocasiones. El teutón hizo campeón de Europa al Chelsea en seis meses en 2021.Y perdió dos finales por penaltis la temporada pasada frente al Liverpool (Copa de la Liga y FA Cup), además de ponerse 0-3 en el Santiago Bernabéu (para después perder en la prórroga) en los cuartos de final de la Liga de Campeones frente al Real Madrid. La competitividad siempre estuvo ahí.

Llama la atención el mal timing de esta decisión. Al poco de acabar el mercado de fichajes, con una plantilla configurada para el ya ex inquilino. Con un número exacerbado de mediocentros y la falta de un delantero. La apuesta por el plantel era de Tuchel. La marcha de Lukaku, la continuidad de Azpilicueta, la salida de Billy Gilmour, el retorno de Armando Broja, el desembolso por Cucurella… una pléyade de decisiones tomadas para una temporada y que se van por el retrete tras apretar el botón Boehly.

Uno de los factores de desacuerdo fue la no adquisición de Cristiano Ronaldo (otra decisión del entrenador). Boehly veía una oportunidad comercial fantástica para el club pero el entrenador se opuso de manera ferviente. El fútbol actual, especialmente en la Premier League, se sostiene en la figura del entrenador y la confianza en él como enclave del proyecto. Cristiano no llegó y Tuchel se marcha.

Lo más doloroso de toda esta historia es la manera de abandoner el club para él. Lidió con la época de la pandemia nada más llegar y se proclamó campeón de Europa con un equipo marmóreo. Manejó el fiasco de la llegada de Lukaku de la mejor manera posible, fue la cara visible del club con el cambio de propiedad soportando el asedio mediático ante el silencio de Roman Abramovich por el conflicto bélico en Ucrania y aguantó estoica e impotentemente la marcha de algunos jugadores clave como Rudiger o Christensen a coste cero. Tuchel lo toleró todo.

Y esa es la rúbrica que queda.Más allá de la bajada de rendimiento en la Premier League el pasado curso o del desatino en la configuración de la plantilla para este curso, su entrega por el club y el equipo ha sido intachable de principio a fin. Ofertas no le faltarán al (muy) bueno de Thomas. Y el tiempo dirá en Stamford Bridge si la soberbia de Boehly le ha salido a cuenta. El que llegue (que probablemente será Graham Potter) no lo tendrá nada fácil. Porque Tuchel puso el listón bien alto. 

Juan Yagüe