Noticias En vivo
Barcelona

A Piqué le toca lucir galones

14:18 GMT-6 29/11/17
Gerard Pique Barcelona Olympiakos UCL 18102017
El central asume el brazalete del Barcelona después de hacerlo también en la selección española y lo celebra marcando el 2 a 0 ante el Murcia.


EDITORIAL

Lo intentó hace dos veranos pero el vestuario votó para que fuera Javier Mascherano quien integrara la comisión de capitanes junto a Andrés Iniesta, Leo Messi y Sergio Busquets tras el adiós de Xavi Hernàndez. Gerard Piqué no logró suficientes apoyos como para ganarse el brazalete de forma unánime pero nadie duda de que un jugador experimentado como él está sobradamente preparado para ejercer de portavoz del equipo dentro del terreno de juego. Fuera del mismo suele hacerlo aunque no se lo pidan y con el balón en juego también ha sabido estar impecable luciendo los galones de forma interina.

Porque Piqué es un veterano. Lleva casi una década como indiscutible titular del Barcelona y prácticamente el mismo tiempo gozando de un estatus parecido también cuando viste los colores de la selección española. Nadie duda de su capacidad y cuando le tocó lucirlo hace quince días las ausencias de Sergio Ramos y Andrés Iniesta con la selección solo pusieron el grito en el cielo los que le critican cualquier cosa que haga por cuestiones más allá del fútbol. David Silva, quien estaba en el campo y goza de mayor veteranía que el catalán, le cedió gustosamente la capitanía a Piqué, que el miércoles volvió a sentir los galones en su brazo izquierdo, esta vez con el Barcelona.

Además, marcó el segundo gol del equipo ante el Murcia, asegurando el triunfo en la vuelta de los dieciseisavos de la Copa del Rey tras el gol inicial de Paco Alcácer y como antesala a los goles de Aleix Vidal, Denis Suárez y José Arnaiz. Fue su manera de celebrar algo tan poco habitual de ver como a uno de los pesos pesados del vestuario ejerciendo 'de facto' como tal también en el terreno de juego.

Es cuestión de tiempo que acabe integrando la comisión de capitanes barcelonistas. Por lo pronto, cuando uno de ellos abandone la disciplina azulgrana llegará su turno de forma inevitable. Así, las llaves de su capitanía están en manos de Iniesta, renovado de forma vitalicia, y Mascherano, con contrato por una temporada más. Será entonces, si no hay sorpresas antes, cuando Piqué cumplirá el sueño de ejercer como capitán y acreditado portavoz de un vestuario del que a menudo ejerce como embajador ante los medios. Porque Piqué ha nacido para ser un líder.