“Bale llegará a donde quiera llegar, con la ambición que quiera tener”, analiza Hierro en Goal

Comentarios()
Getty
El entrenador español desgrana su salto a los banquillos, con el centenario de Zidane de fondo: “Está marcando una época en el Real Madrid”

ENTREVISTA EXCLUSIVA

Es una leyenda viva del fútbol español. Uno de los jugadores con más partidos en la historia del Real Madrid y de la selección española. Fue también director deportivo de la Federación Española y del Málaga, antes de hacer de asistente de Carlo Ancelotti en el Real Madrid en 2014-15. Y por si no fuera suficiente, desde hace poco más de un año, Fernando Hierro [23 de marzo de 1968, Málaga] es también entrenador. Dio su primer paso en el Real Oviedo la temporada pasada, y mientras se embarca en su próxima aventura como técnico, el malagueño analiza en Goal cómo ha sido su salto a los banquillos. Pero no sólo eso, también desgrana cómo está siendo el camino de su ‘compañero’ Zidane por el Real Madrid y el devenir de algunos de los que hasta hace apenas dos años eran ‘sus’ jugadores.

Fernando, han pasado cuatro meses desde que se acabó su experiencia en Oviedo. Con la perspectiva del tiempo, ¿cómo fue?
“¡La experiencia fue fantástica! Decidí probar y vivir la experiencia en el banquillo después de ser director deportivo y asistente del entrenador. Me apetecía. No quería que se me quedara dentro. A una mayoría nos gusta estar cerca del campo. Y el club, la ciudad, el reto era muy bonito. Y la experiencia ha sido genial. Cada uno tiene su opinión, pero la mía es ésa. Hicimos un buen trabajo, y me quedo con un recuerdo imborrable. No sé lo qué será de mi vida ahora, pero el recuerdo y el cariño del Real Oviedo como mi primera experiencia como entrenador me la guardo ya para siempre”.

FLORENTINO PÉREZ: “BALE ESTÁ UN POCO DESESPERADO"

¿Cómo fue ese primer día y esas primeras decisiones que tiene que tomar? ¿Qué fue lo más complicado?
“Es una toma de decisiones continua. Antes de director deportivo y de asistente, yo daba mi opinión cuando me preguntaban. Ahora eres tú el que preguntas y el que tiene que tomar las decisiones. Esa es la gran diferencia. Te das cuenta de que la vida del entrenador no es fácil, y más que nunca ahora con las Redes Sociales y todo lo que rodea al fútbol, porque te llega todo cuando otros dicen que tomarían otras decisiones… Y es respetable. Pero el que decide eres tú, y tienes que tener esa tranquilidad para la toma de decisiones. Con el tiempo, un entrenador se hace. Va acumulando experiencia, retos, decisiones… Todo es blanco o negro, sí o no, no hay medias tintas, ni decisiones salomónicas que contenten a todo el vestuario, ni al club, ni a los medios, ni a la afición. Pero es tu decisión y la de tu equipo de trabajo. Que yo tuve un gran equipo. Todo es opinable, pero yo soy muy analítico conmigo mismo, cada día, y para mí fue una experiencia maravillosa. Tenía que vivirla”. 

¿Y no prefería haber empezado con las categorías inferiores, quizás?
“Bueno, es que yo había ya hecho prácticas con categorías inferiores cuando me saqué el título. Además, cuando estuve de director deportivo, y especialmente en la Federación, estás en contacto con todas las categorías inferiores permanentemente. Creo que la Segunda División es una categoría fantástica, y era perfecta para empezar. Además, el reto merecía la pena. Me encontré un entrenador de la categoría, al que tengo mucho cariño, y me hablaba de la valentía de aceptar un papel así en un club de la categoría del Oviedo, y me lo agradecía por apostar por la Segunda. Pero yo ya conocía la categoría por amigos de mi generación, y es preciosa por los play-off, la igualdad, las mínimas diferencias en cada partido… Hay magníficos entrenadores y equipos, campos muy cuidados en Segunda. La categoría me ha cultivado el trabajo y la igualdad para mi experiencia como entrenador”.

En su carrera tuvo como entrenadores a Del Bosque, Hiddink, Heynckes, Capello, Valdano… ¿cómo le han influido? ¿A quién diría que se parece más como entrenador?
“Pues es que ninguno de los que tuve se parecía. Todos tenían su librillo. Al final te quedas con las cosas que más te gustan de cada uno, con la experiencia acumulada, y darle un toque personal. Todos tenemos influencias del pasado. Es igual que cuando eres jugador, que todos te van marcando. Así fue. Me quedé con intentar buscar todo lo que me gustaba tras más de veinte años en el fútbol, y me rodeé de un equipo que llevaba también muchos años trabajando en esto, desde juveniles hasta la Champions”.

¿Qué ventaja tiene haber sido futbolista de élite para ocupar el banquillo? Y en su caso además, habiendo sido también director deportivo. Parece que ahora casi todos los banquillos están ocupados por ex jugadores…
“Bueno, eso no te debe quitar ni te debe dar nada, creo. Los futbolistas que se han dedicado a entrenar lo mismo son sólo un 0,1% del total. Es verdad que ahora si ves a los equipos Champions, casi todos tienen entrenadores ex futbolistas con gran trayectoria, pero hay también entrenadores maravillosos que no tuvieron ese recorrido. No creo ni que te deba ayudar ni perjudicar. Hay que tomarlo con naturalidad. Indudablemente, en el fútbol tiene que haber ex jugadores que sean magníficos entrenadores, sólo por el hecho de estar en el medio y conocerlo. Pero ningún entrenador es importante en el minuto uno de su carrera sólo por haber sido futbolista”.

Fernando Hierro quote about Isco Alarcon

Pero a la hora de enfrentarse a una situación, por su experiencia previa, por su carisma, todo ello debe ayudar a que le vean de otra manera… Sigue siendo uno de los jugadores con más partidos en el Real Madrid y la selección española.
“Bueno, esa valoración no te la puedo hacer yo. Indudablemente, todo puede afectar a nivel de vestuario, de afición, de lo que rodea al fútbol y demás. Vengo de muchos años como futbolista, de haber trabajado en la Federación, el Málaga, el Real Madrid. Cuando tomé la decisión de entrenar tenía claro que era cuando entendí que estaba formado. Y eso me ha ayudado mucho a conocer el club, a la toma de decisiones, a entender que la imagen es muy importante en un club y que hay departamentos igual de importantes que el deportivo. En ese sentido, toda mi trayectoria claro que me sirvió como entrenador”.

Y concretamente, ¿cómo le ayudó la experiencia como asistente de Ancelotti en el Real Madrid?
“Yo estaba acostumbrado a la dirección deportiva, y ahí estás pero no estás. Participas de la toma de decisiones, de este entrenador o el otro, de esta línea deportiva o la otra, pero había un partido cada mucho tiempo, más allá de que yo estuviera muy metido con las categorías inferiores. No tenía nada que ver con la planificación diaria de un equipo. Ahí son 10-11 meses en los que preparas unas 280 sesiones de trabajo más los partidos. Tras los partidos, hay análisis que hacer, buscar porqués. Son cosas diferentes. Y con un partido a la semana no tiene nada que ver con uno cada tres días tampoco. Bueno, aquel año con Ancelotti fue el trampolín definitivo para que quisiera dedicarme a los banquillos. Sin duda. Fue una experiencia muy buena, pero tampoco me veía más tiempo como asistente, aunque fuera en mi maravilloso equipo. Si te metes y quieres tomar tus propias decisiones, tienes que hacer tu camino. No era el perfil de segundo entrenador para 7-8 años en el Real Madrid, por mi forma de entender esto. A lo mejor también podía haber pasado que no me hubiera gustado estar ahí en el banquillo, pero no fue así”.

EL FALLO DE BENZEMA: SÓLO SE MARCAN EL 53'5% DE ESAS OCASIONES

¿Qué tal su relación con Ancelotti en ese tiempo? ¿Qué pudo aprender de él?
“¡La relación fue fenomenal! Con él y todo su equipo de trabajo. Es un tipo normal, entrañable, cercano, cariñoso, calmado, enamorado del fútbol... Fue una experiencia muy buena tanto con él como con su equipo de trabajo”.

Por cómo habla de él, le habrá sabido mal su despido del Bayern Múnich…
“¡Sí! Creo que es un hombre de tiempo, de tranquilidad, que ha hecho cosas muy importantes en todos los clubes donde ha estado. Necesita de tiempo para que cale su visión y su forma de ser. Como compañero de profesión, me duele que no haya tenido más tiempo, porque estoy seguro además de que hubiera podido conseguir grandes cosas en el Bayern Múnich”.

Fernando, ¿cómo surge esa opción de aterrizar en el Real Madrid como asistente? Porque el pensamiento general era que no tenía muy buena relación con Florentino Pérez…
“Yo con el Real Madrid nunca he tenido ni un problema. Hay tomas de decisiones y opiniones, pero ¿alguien ha visto desde que me fui una sola declaración mía en contra del Real Madrid? No habrá ninguna en ninguna base de datos en estos 14 años desde que me fui. El Real Madrid ha sido mi casa, mi vida, y siempre ha tenido y tiene un gran trato conmigo. No tengo ninguna queja con el Real Madrid. Otra cosa es que haya momentos puntuales en los que puedas estar de acuerdo o no con decisiones. Sé lo que ha sido mi carrera en el Real Madrid, sé lo que ha hecho por mí, el Real Madrid me ha dado mucho, y en algunos momentos el club ha tenido un comportamiento ejemplar conmigo y eso no lo voy a obviar ni a tapar. Es mi forma de sentir. Luego hay decisiones, y con el presidente tengo una relación normal. Normal. Nos vemos, nos saludamos, hablamos, y nada más. Nadie me podrá acusar de decir una mala palabra en ese aspecto. Evidentemente, sé qué es el Real Madrid, sé que es mi casa, pero no es mi casa, sino la de muchísimos jugadores, ex jugadores y que el club tiene que tomar decisiones sobre quiénes tienen que estar, quiénes no, quiénes te gustan más y quiénes menos. Pero no tengo ningún problema ni lo tuve. Me llamaron del club, me dijeron que existía esa posibilidad de hacer esa labor que venía haciendo Zidane con Ancelotti porque iba a entrenar al Castilla, y nos sentamos, lo hablamos, lo analicé, y tomé la decisión de volver como asistente. Así de claro y de fácil. Te digo más, que gente como Raúl, Roberto Carlos, Guti, Zizou, Solari, Álvaro Benito, Chendo o Butragueño estén en el Real Madrid me encanta. Un día serán unos y otro día serán otros compañeros, pero la representación de ex jugadores que tiene hoy en día el club me encanta”.

Fernando Hierro quote about Carlo Ancelotti

El anterior ayudante que tuvo Ancelotti fue Zidane, y mire dónde está. Entiendo que, como entrenador y madridista, le gustaría entrenar algún día al Madrid…
“Bueno, pues no es algo que me lo haya planteado. Pienso, ¿y por qué yo sí y no otro? ¿Por qué no otro compañero que esté preparado? ¿Se hace por un baremo de quién quiere más y quién quiere menos al Real Madrid? En la historia de los clubes hay gente que pasa, que va y que viene, y a mí que esté ahora Zizou y que estén otros ex compañeros como Chendo, Raúl, Solari, etcétera, me llena de satisfacción. Me alegra mucho que estén en el club y que representen al equipo de su corazón”.

¿Qué opina de la trayectoria de Zidane, que cumplió recientemente 100 partidos? 
“Qué me va a parecer: ¡está marcando una época en el Real Madrid! Son ya 101 partidos y parece que fue ayer, con siete títulos y dos Champions ganadas. Es una época. Está haciendo felices a los madridistas, y creo que el Real Madrid está en una posición para marcar una época que sea lo más larga posible. Decían que si Zizou tenía poca experiencia, y mira los siete títulos que ha ganado en 100 partidos en año y medio. Por sí mismo, por los resultados y los éxitos está marcando una época: es un trofeo cada quince partidos más o menos. Ojalá que sea lo más duradera posible. A Zizou le tengo mucha estima y mucho respeto. Me parece que está marcando una época sin duda”.

¿Este equipo es mejor que el de los Galácticos en el que estuvo usted?
“Las comparaciones son odiosas, ¡eh! [ríe] Son épocas que nos tocan vivir con sus circunstancias. El Madrid, como todos los clubes, pasan por etapas más o menos buenas. Todos nos acordamos de los títulos. Y nosotros tuvimos la suerte de que en 14 años que estuve, a lo mejor en 5 de ellos tuvimos una supremacía importante con títulos nacionales y continentales. Si me preguntas, yo siempre te diré que me quedo con mi generación: por cariño, cercanía, respeto a los que jugaron conmigo. Ahora, lo que están haciendo hoy en día es de un equipo maravilloso. ¡Maravilloso! Son jugadores fantásticos, con una mezcla de jugadores experimentados, maduros y jóvenes, está ante una época para disfrutar, incorporando gente joven de mucho talento para el futuro. No te puedo decir que uno es mejor y otro peor, sino que me quedo con los míos, que son con los que viví [ríe]. No hay una varita mágica para poner ambos en la balanza y compararlos”.

LOS SECRETOS DE ZIDANE PARA MARCAR UNA ERA EN EL REAL MADRID

La gran duda para todos es si este equipo morirá de éxito como punto débil, porque ya esta temporada en el Bernabéu se ha dejado muchos puntos de forma sorpresiva. Algo parecido sucedió en 2015, ¿qué fue lo que pasó entonces que no debería repetirse?
“Yo sólo puedo preguntarte una cosa: ¿qué pensamos todos cuando llegó Zidane? ¿Quién habría dicho en ese momento que 18 meses después el Real Madrid tendría siete títulos? ¿Quién te dice ahora qué puede pasar a falta de todo lo que queda esta temporada? Evidentemente, cinco puntos de diferencia no son fáciles de recuperar, pero bueno es que el año pasado el Barcelona también estaba muy lejos y luego mira. No tenemos que ser tan trágicos ni tan exaltados, ni cuando se pierde ni cuando se consiguen títulos. Hay cambios, jugadores que se van por el camino, otros que llegan… es prematuro analizar lo que podrá pasar en el futuro. El Real Madrid está en un ciclo ganador, y que ojalá lo aproveche y esté el máximo tiempo. ¿Lo de 2015? Pues son circunstancias fáciles de entender. Estás 22 partidos consecutivos ganando, y llegan lesiones, lesiones, lesiones… ¡Pero aun así llegamos a semifinales de Champions! Yo firmaba llegar siempre a semifinales de Champions, de hecho. La Juventus en esos dos partidos demostró que llegó mejor que nosotros, pero peleamos por los títulos ese año, y habiendo liderado La Liga, ganando títulos como la Supercopa y el Mundial de Clubes. Así es el fútbol. Que en tres meses todo cambia, y luego es capaz de hacerte pasar a la gloria en 180 minutos, pero de los perdedores no se acuerda nadie. Con tantas lesiones y te enfrentas a la Juventus, al Barcelona, al United, al City, al PSG que son potentes…”

¿Le quedó una espina por aquella marcha?
“¡No! Son decisiones de club. Es más, yo tuve la posibilidad de seguir y tomé la decisión de ponerme a entrenar yo”.

En esa etapa tuvo a sus órdenes a Cristiano Ronaldo, que seguramente vaya a ganar el próximo Balón de Oro y el próximo The Best. ¿Dónde está su techo?
“¿Qué calificativo le podemos poner ya? Cuando no esté, se le echará mucho de menos. Es un jugador con una media de casi un gol por partido. Mira que he visto jugadores, y el tiempo pondrá a cada uno en su lugar. Con uno de la calidad de Cristiano que marca un gol por partido, cuando desgraciadamente no esté ya y se miren las listas de los mejores jugadores de la historia del Real Madrid, será raro aquella en la que no aparezca él. En una etapa de supremacía del Barcelona, donde tiene a Messi, habiendo ganado muchos títulos, y conquistar cuatro Balones de Oro tiene muchísimo mérito. Y todo a base de esfuerzo, de trabajo. Tiene muchísimo mérito, de verdad”. 

Gareth Bale, Carlo Ancelotti and Fernando Hierro during a Real Madrid game

¿Y el techo de Bale? Porque al contrario que Cristiano, parece que se va apagando su estrella. La semana pasada se quedó fuera del Mundial y de la lista del Balón de Oro…
“Bueno, creo que tiene su espacio. Gareth llegará a donde él quiera llegar, con la ambición que quiera tener. Gareth tiene muchísimas condiciones, físicas y técnicas. Es como un motor de Fórmula 1, que siempre tiene que estar afinado. Si uno le ve las condiciones que tiene, todos hablarían de un magnífico jugador, de gran potencial. Y él tiene que darse cuenta de hasta dónde puede llegar con esas cualidades. De estos jugadores siempre digo lo mismo, cuando uno tiene condiciones, lo mismo es capaz de pegar una explosión y en dos años romperlo todo. Es cierto que lleva unos cuantos años en el Real Madrid y son ya muchas lesiones. Pero teniendo condiciones físicas y técnicas, algún día llegará el rendimiento. Él tiene todavía mucho potencial que dar”.

Cristiano se mantiene, Bale se apaga, y hay un jugador de los que estuvo con ustedes que ha explotado: Isco. ¿Es probable que no fuera un ‘Seedorf’ como quiso intentar Ancelotti con él? Porque ha dado su mejor versión como mediapunta, no como interior de recorrido…
“Es difícil. Y es difícil para mí opinar de un chico al que conozco desde que tiene 15 años. Le he visto jugando en una territorial. Fui a la Rioja a verle porque me habían hablado que en Valencia había un chico de Benalmádena que tenía un talento bestial, y llegas y te preguntas dónde puede estar el talento ahí, pero eso sí, ¡luego con diez minutos viéndole me fui del campo! ‘Ya está todo visto’, pensé. Luego le vi en el Mundial Sub-17 con una generación buenísima, y entre los tres mejores Isco era uno de ellos. Luego está en la Sub-19, es campeón de Europa en la Sub-21, luego estuvo un año en Málaga, al que seguí día a día después de conocerle con 15 años. Y allí llegó de titular con un año espectacular. En el Real Madrid tuvo su adaptación, y el año que estuvo con nosotros, para mí tuvo muy buen rendimiento. Por su constitución y su forma de entender el fútbol, Francisco necesita confianza y sentirse él mismo con confianza, y jugar domingo tras domingo. Juega un fútbol que sólo ve él y que sólo entiende él. ¡Me encanta! Tampoco tiene mucho mérito decirlo cuando lo has visto con 15 años, entendiendo todo el margen que tenía. Siempre me ha parecido un jugador determinante, que ha llegado hasta donde está a base de confianza y de trabajo. Porque un chico cuando llega con 21 años al Real Madrid necesita su adaptación, no lo tiene fácil, y mira ahora con los años que tiene a dónde ha llegado. Que con 25 años debe estar en los 200 partidos. Luego a partir de eso, ya podemos hablar ahora de una realidad. Isco necesita jugar y sentirse importante, y sentir la confianza. Con eso y su talento lo tiene todo”.

Parece mentira que no fuera a la Eurocopa de 2016 y ahora ya es incluso indiscutible en la selección española…
“También es que es un periodo no formativo, pero sí de adaptación en todos los chavales. Y siempre por ahí distorsiona algo. Y hay que ser fuerte. Ahora hay que pensar que si se pagaron 32 millones de euros por un chico joven del Málaga hace unos años, ¿cuánto valdría ahora Isco si estuviera en este mercado actual? Una barbaridad”.

Por último, hablando de la selección, ya que usted llevó a Lopetegui a la Federación en su momento con la Sub-21. ¿Qué le parece cómo lo está haciendo? ¿Qué podemos esperar de España de cara al Mundial?
“¡Fantástico papel! Veo a la selección a un gran nivel. Han hecho una clasificación enorme, con mucha calidad y personalidad. Llegaremos al Mundial como una de las 5-7 selecciones que podrán pelear por el título final. Es pronto para saber cómo llegaremos en verano, porque quedan muchos partidos, pero estamos construyendo un buen fondo de armario, con jugadores que se van incorporando de las categorías inferiores que han sido campeones y que Julen conoce bien, que aportan frescura, y uniéndose a jugadores con mucha trayectoria de los de más de 100 partidos con la selección. Todo eso bajo la mano de Julen, que les conoce a todos bien y que lo está haciendo perfectamente”.

Próximo artículo:
Alianza apabulló al Limeño
Próximo artículo:
Pasaquina, con pie derecho en el Clausura
Próximo artículo:
Bolivia quiere jugar un amistoso contra Corea del Norte
Próximo artículo:
Las 10 perlas ‘ocultas’ sudamericanas a seguir en la Copa América 2019
Próximo artículo:
Villegas estará presente en el sorteo de la Copa América
Cerrar