Qué es el límite salarial y por qué el Barcelona no puede inscribir a Messi

Última actualización
(C)Getty Images

Leo Messi todavía no podido firmar su nuevo contrato con el FC Barcelona. El argentino se quería quedar y el club deseaba con todas las fuerzas que el capitán siguiera vistiendo los colores blaugrana las dos próximas temporadas, pero hoy se ha anunciado que ambas partes deben separarse. De hecho, la propuesta la trabajaron Joan Laporta y sus ejecutivos de máxima confianza, Ferran Reverter y Mateu Alemany. El problema no es la oferta. Ni tan siquiera la voluntad del jugador. El conflicto está en la imposibilidad de firmar un contrato que hace saltar por los aires la normativa del límite salarial impuesta por LaLiga. Hace dos veranos, el Barça tenía un límite salarial de 671 millones. En marzo de este año, por la pandemia y la gestión de Josep Maria Bartomeu, cayó hasta los 348 millones. Además, el equipo azulgrana terminó la temporada habiendo sobrepasado de este límite, algo que Javier Tebas no permitirá esta temporada.

"Me gustaría anunciar que Messi se queda, pero aun no puedo, queda el 'Fair Play'", dijo el presidente hace unos días. Por 'Fair Play', el nuevo mandatario se refería al Fair Play Financiero de LaLiga, es decir, al límite salarial. ¿Pero qué es el límite salarial y cómo se calcula? El límite salarial es la diferencia entre los ingresos y los gastos que no corresponden a la plantilla deportiva, es decir, fichajes, gastos de explotación, provisiones o empleados del club. El descenso de ingresos de la última temporada hace que esta diferencia se vea altamente reducida. De hecho, el Barça cerró el curso 2019-20 con pérdidas de 97 millones de euros y confeccionará el ejercicio que terminó ayer 30 de junio también con pérdidas, incluso superiores a las del año anterior.

El artículo sigue a continuación

Por este motivo, el club no puede inscribir a una plantilla que supere el límite salarial marcado por LaLiga. Por ahora, el sueldo de Messi no entra dentro de estos límites. Tampoco los de Eric Garcia, Memphis Depay, Emerson Royal ni el 'Kun' Agüero, los nuevos fichajes de esta temporada. Antes de poder inscribirles, el Barcelona debe desprenderse de una buena parte de las fichas de la primera plantilla masculina, ya sea en forma de cesiones o de ventas, aunque los traspasos son la mejor solución ya que, además de liberar sueldos, también aportan ingresos que hacen aumentar el límite salarial.

En las últimas semanas, el club consiguió dar salida a Jean-Claire Todibo, Konrad de la Fuente, Matheus Fernandes, Junior Firpo y Carles Aleñá, pero todavía queda trabajo por hacer. En la rampa siguen esperando Samuel Umtiti, Miralem Pjanic, Martin Braithwaite y Philippe Coutinho, además de otros jugadores por los que el Barcelona escuchará ofertas. "Los sueldos están en un 110% respecto a los ingresos", admitió Laporta en su primera rueda de prensa. En un mes y medio, este porcentaje se ha reducido mínimamente.

Este es el motivo, y no otro, porque Leo Messi no haya alargado su vínculo con el Barça. Y no habrá trato de favor, ya lo expresó con claridad el presidente de la patronal, Javier Tebas: "No podemos hacer una norma para Messi o para Haaland. Las normas son las que son. Los actuales gestores lo saben perfectamente y no se van a cambiar. Los esfuerzos que hace el Barça para reducir su masa salarial van por buen camino. Pero no va a haber una norma especial. Las normas se tienen que cumplir, no las vamos a cambiar. No vamos a hacer una norma ‘ad hoc’ para Messi".