Pablo Pérez, el líder mental y futbolístico

Comentarios()
Juan Mambromata/AFP
El capitán tuvo un partido ambivalente, pero, cuando pudo jugar, fue clave para darle los tres puntos al Xeneize. Su preponderancia sin Gago.

Pablo Pérez arrancó la temporada con la certeza de que algunas de sus funciones iban a cambiar en el nuevo equipo que pensaba el entrenador. Una charla entre ambos en Paraguay durante la pretemporada fue lo que se lo cercioró: del hombre de pierna dura y temperamento fuerte, debía convertirse en la mano derecha de Fernando Gago, el cerebro del equipo. Y a medida que avanza la Superliga, el ahora capitán del plantel se asienta cada vez más. Ante River en el Monumental tuvo, tal vez, su partido consagratorio.

La inteligencia del volante fue la clave, más que sus piernas porque entendió a la perfección cuándo tuvo que meter, en un primer tiempo en el que Millonario copó el mediocampo y lo presionó, y cuándo pudo jugar, después de la expulsión de Nacho Fernández. Sin libertades, no perdió la compostura, y cuando se soltó y agarró la pelota, manejó los tiempos del encuentro y lo terminó coronando con un pase gol exquisito a Nahitan Nández.

El artículo sigue a continuación

Fue el jugador del conjunto de Guillermo Barros Schelotto que más pases dio (36), con una eficacia del 63,9%, y de esos 36, 22 fueron en campo contrario. Fue, también, el hombre que más entró en contacto con la pelota, con 55 toques. Y además, fue uno de los que más veces se conectó con los delanteros: fueron seis pases a Pavón y tres a Benedetto. Nadie se la dio tantas veces a ellos como él.

El uruguayo fue el sustituto de Pintita tras la ruptura de ligamentos que sufrió en la Selección. Sin embargo, su reemplazante en el campo de juego es el propio Pérez. La responsabilidad del juego en la salida y la generación en tres cuartos pasan siempre por el ex-Newell's. Él las adoptó gustoso y muestra, tal vez, su mejor faceta desde que llegó al club: líder en lo mental y en lo futbolístico. Un todoterreno que, así como fue cuestionado en el pasado, el presente lo pone en el escalafón más alto del mejor equipo del momento.

Cerrar