Noticias En directo
Real Madrid v Milan

Odegaard: 30 minutos y más horas de debate

20:16 CEST 8/8/21
Martin Odegaard Real Madrid Milan Austria Pretemporada
Perfecto físicamente, fue suplente en pleno proceso de decisión de su futuro en el Madrid. Participó en la segunda parte, intrascendente desde el 60'.

Algo pasa con Martin Odegaard (22 años). Lo adelantó el periodista Antón Meana en la 'Cadena SER', desvelando las dudas del futbolista sobre si seguir o no en el Real Madrid, y el paso del tiempo ha confirmado la noticia y alimentado el debate en torno a él. Más aún este domingo ante el Milan, cuando el noruego pese a no sufrir problema físico alguno fue suplente en el segundo y último amistoso con cámaras de la pretemporada.

Odegaard teme que se repita lo que vivió en la 2020-21. Cuando se disponía a disfrutar otro curso cedido en la Real Sociedad, volvió al Real Madrid por petición de Zidane en agosto. Buscaba el francés reforzar la plantilla después de la eliminación en la Champions con el City. El chico aceptó el reto, pero la paciencia le duró pocos meses: con 367 minutos en nueve partidos, tres lesiones y sintiéndose engañado por la escasez de oportunidades, en enero pidió un cambio de aires.

El club accedió, previo acuerdo para la rebaja salarial del 10% promovida por la crisis del coronavirus, y Arteta y el Arsenal le conquistaron con 1.290 minutos en 20 encuentros. Esa minietapa ha sido suficiente para que Odegaard, según diferentes medios por creer que va a tener demasiado cara la titularidad, analiza si continuar o regresar a Londres.

Con contrato hasta 2023, en el Real Madrid hay división de opiniones por el noruego. Se confía en su calidad y se cuenta con él, pero inquieta también en parte su falta de ambición y lucha, de rebeldía. Además, preocupa la 'Operación Salida' y nadie quiere irse, por lo que casi cualquier marcha que reduzca las 27 fichas actuales es bienvenida. 

Tras meterle en el once y que asistiera a Rodrygo frente al Rangers, Ancelotti no le puso de inicio en el bolo en Austria, prefiriendo en el centro del campo a un Casemiro recién llegado de las vacaciones y a un Isco abierto a salir. Arriba Bale, al que en los despachos querían fuera este verano, le ganó la partida en la derecha. Y cuando pisó el césped en el 60', sustituyendo a Modric, apenas se notó su entrada, algo apático el joven. Esa media hora va a promover más horas de debate sobre Odegaard...