El verano del Real Madrid: prioridad a la 'Operación Salida' y a Mbappé

Carlo Ancelotti Florentino Pérez Real MadridReal Madrid

El Real Madrid se ha apretado el cinturón en los últimos años, con un perfil bajo en cuanto a fichajes. No saca la chequera desde enero de 2020, con Reinier (30 millones), puesto que Alaba llega libre procedente del Bayern. Y este verano no va a ser muy distinto: el plan es centrarse en la 'Operación Salida', que anda enquistándose, y tratar de conseguir el ansiado refuerzo de Mbappé. Es una estrategia que no cala en la afición, pero que será rotundamente aplaudida si se logra traer al delantero del PSG.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram del Real Madrid y recibe todo el contenido de Goal sobre tu equipo al instante en tu móvil

La idea de base es, pues, aligerar la plantilla. Con la marcha de Sergio Ramos y teniendo en cuenta que no se incluye al tercer portero, hasta ahora Altube, cedido al Fuenlabrada, en la web del club aparecen 29 futbolistas. A ellos hay que añadirles a Mayoral y Reinier, aunque en principio sus casos están bastante encarrilados. El de Parla firmó en 2020 dos temporadas de cesión con la Roma, que podría comprarle por 15 millones en estos meses y por 20 en 2022. Al ex de Flamengo, con la Olímpica de Brasil para Tokio 2020, le resta un curso a préstamo en el Dortmund.

Nadie quiere salir

Pero todavía faltarían por concretarse cuatro o cinco bajas, por una cuestión del volumen de fichas y de masa salarial. En su deseo de renovación, en los despachos veían fuera a Marcelo, Isco, Bale y Mariano. Ninguno de los cuatro ha manifestado su intención de irse. Esto supone un problema porque especialmente el nuevo capitán y el galés disfrutan de sueldos elevados y poco acordes al papel que desarrollarían en el césped. Los tres primeros, además, acaban contrato en 2022, pero ni eso hasta la fecha ha facilitado sus despedidas. La premisa con Marcelo, por su trayectoria y su reciente capitanía, es respetar lo que quiera.

Este escenario, en un contexto de crisis económica por el coronavirus, reduce considerablemente el margen de maniobra del Real Madrid de cara a las incorporaciones. Apenas se podrá hacer caja con Varane (hay negociaciones con el Manchester United, pero aún no ha comunicado su decisión definitiva), Odriozola (partirá como tercer lateral derecho), Ceballos (con Zidane la puerta de su continuidad estaba cerrada, pero Ancelotti podría abrirla), Jovic (sólo piensa en blanco), Brahim (siempre disponiendo del control sobre su carrera; se habla con el Milan) y Kubo (sin prisa por elegir destino, con el escaparate de los Juegos como esperanza remota de quedarse).

Frenazo a los pilares del Castilla: Miguel Gutiérrez, Antonio Blanco, Marvin...

Este atasco, asimismo, tapona a las perlas del Castilla. A los chavales se les ha explicado que no se les dejará salir salvo ofertas muy importantes, algo extraño porque no hay dinero en Europa. Ha habido llamadas, pero es complicado que se materialicen en propuestas lo suficientemente potentes. El futuro de los Miguel Gutiérrez, Antonio Blanco, Marvin o Arribas pasa por intentar el ascenso a Segunda con Raúl e ir entrando en los esquemas de Ancelotti como en los de Zidane.

Mbappé, el gran sueño

De fondo se mantiene fijo un nombre propio, el de Kylian Mbappé. Es el gran sueño de Florentino y del madridismo. El francés termina su vinculación con el PSG en 2022 y, según diversas informaciones en su país, ya ha comunicado que no la ampliará. El Real Madrid lleva muchísimo tiempo trabajando en esta operación, por lo que las condiciones con él no supondrán obstáculo alguno. De hecho, su traslado a España le daría menos beneficios que otras opciones.

La clave para el éxito del acuerdo es la paciencia. No es un tema que se fuera a solucionar en junio, pese a los ríos de titulares que mueve Mbappé. Ni siquiera en julio. Es una partida de ajedrez en la que, de acceder a ello, el PSG le pondrá precio tarde y seguramente con una cifra inicial desorbitada. A partir de ese punto el buen manejo de Florentino será esencial para nutrir con un nuevo galáctico para su colección de estrellas.