Valverde y el retorno al Cruyffismo existencial

Comentarios()
Getty Images
El 'txingurri' no formó parte del 'dream team' pero sí del embrión del equipo con el que el Barcelona ganaría la Copa de Europa de Wembley en 1992.


EDITORIAL

Josep Maria Bartomeu quiere ir sobre seguro. Siempre lo quiso y por ello se aseguró la contratación de Luis Enrique Martínez en una de sus primeras grandes decisiones tras asumir los poderes que heredó del dimitido Sandro Rosell. Tras una mala temporada con Gerardo 'Tata' Martino al frente de la nave azulgrana, Bartomeu quiso retomar la senda que habían abierto Frank Rijkaard, Pep Guardiola y Francesc 'Tito' Vilanova y contrató a Luis Enrique Martínez, antiguo preparador del filial con Guardiola y Vilanova, y discípulo indirecto de Johan Cruyff, que a pesar de haber asegurado su fichaje como jugador, no llegó a dirigirle nunca.

Pero tras Luis Enrique no había senda cruyffista que seguir. Cuando el asturiano vistió por primera vez la camiseta barcelonista, a pesar de ser una contratación del holandés, lo hizo a las órdenes de Sir Bobby Robson primero y Louis Van Gaal después. Así, cuando Bartomeu echó la mirada atrás y no vio continuidad cruyffista en los años noventa, regresó al origen, a aquel lejano 1988 que vio regresar a Cruyff al Camp Nou, pero como entrenador. El holandés dirigió una importante revolución aquel verano, realizando numerosas incorporaciones entre las que se encontraba Ernesto Valverde.

VÍDEO: Así anunciaron a Valverde como nuevo técnico

Aquel verano de 1988 llegaron Luis María López Rekarte, Ricardo Serna, José Mari Bakero, Aitor 'Txiki' Begiristain. También lo hicieron Valverde, hoy entrenador barcelonista y Robert Fernàndez, actual secretario técnico. De algún modo, Bartomeu está dirigiendo un regreso al origen más tierno del cruyffismo en azulgrana, pues dos de sus primeras apuestas tienen hoy en sus manos el presente más inmediato y el futuro deportivo de un club azulgrana que se ha hecho más grande aplicando el librillo del holandés. Antes fue su discípulo más avanzado, Guardiola, quién asumió el liderazgo. Ahora es el turno de la primera hornada de fichajes que realizó Cruyff como entrenador azulgrana.

Sin embargo, ninguno de los dos llegó a cuajar en los revolucionarios esquemas de Cruyff. Cuentan algunos de los miembros de aquel equipo que Valverde, de apenas veinticuatro años por aquel entonces, acusó la presión y por esta circunstancia resolvió abandonar el Barcelona al cabo de dos años de llegar procedente del Espanyol, donde había destacado como uno de los centrocampistas más dotados del campeonato, lo cual llamó irremediablemente la atención del entrenador barcelonista, que buscaba para su equipo a los jugadores más técnicos de la Liga y Valverde era uno de ellos.

Pero ello no fue suficiente y el 'txingurri' no logró quitarle el sitio a Eusebio Sacristán, Bakero, el propio Robert y Luis Milla. Se marchó al Athletic Club en 1990 y se perdió las cuatro Ligas consecutivas y la Copa de Europa de Wembley de 1992. Sin embargo, ganó la Recopa de 1988, el título que cambió para siempre la historia barcelonista, al ejercer como primer éxito internacional de aquel Barcelona cambiante que tantas dudas sembraba en el entonces presidente, Josep Lluís Núñez. Valverde no formó parte del 'dream team' pero sí de sus orígenes. Según Bartomeu, pues, ha llegado el momento de regresar al principio para aspirar en alcanzar cotas similares a lo que aquel 1990 estaba por llegar.

Cerrar