Rubén Uría: A llorar, al Carmen

Comentarios()
Getty

Ruben Uría Blog

“¿Desigualdad arbitral? La buscan los que sólo saben llorar”. Así rezaba una famosa pancarta que colocaban los seguidores más radicales del Real Madrid hace unos años, cuando la victoria sonreía y eran otros los que se quejaban, amargamente, de la labor de los colegiados, denunciando maltrato. Hoy, por lo visto, el cuento ha cambiado. Ahora es el Madrid, hundido en la tabla, por detrás del Alavés, Sevilla, Atlético y por supuesto, Barça, el que se abraza a la teoría de la desigualdad arbitral, con la misma desesperación que un náufrago a un madero en alta mar. Modric dijo que los árbitros no interpretan bien el VAR y que con el Madrid tienen más miedo, Ramos dijo que no piden que les ayuden (sic), sino que se haga justicia y que no entienden que el árbitro no consultase. Y Butragueño se preguntó para qué sirve el VAR, cuestionándolo abiertamente para, minutos después, decir que prefería no seguir hablando. El caldo de cultivo ideal para que tomen el relevo las terminales mediáticas afines, pongan los altavoces en marcha y generen un ruido ensordecedor, para poner el acento en los árbitros y que los árboles tapen el bosque.

Lo que está por venir lo ve un ciego. Se hablará poco de que es un equipo que regala en su área y perdona en la contraria. Se hablará menos de una planificación errática. Y tampoco tocará hablar del momento de forma de jugadores que hablan mucho y por ahora, demuestran poco. En cambio, les van a contar que hay indignación en el Madrid, les van a mostrar las mismas jugadas doscientas veces hasta en la sopa, les van a contar que habrá una queja formal ante la RFEF, la UEFA, la FIFA y el Tribunal de La Haya. Y como servidor se conoce a sus clásicos de memoria, arremeterán contra el VAR para que nadie hable de lo que no toca hablar, que es de fútbol. Los que se reían cuando el Atleti pidió una aclaración del VAR después de sentirse perjudicado en el Bernabéu serán los mismos que ahora aplaudan que lo haga el Madrid. Los que llamaban llorones a los seguidores del PSG, Bayern, Juve o Atleti  por quejarse de los arbitrajes favorables al Madrid serán los mismos que ahora digan que el campeonato está adulterado y que viva el vino. Los que cambian de canal cuando el que se queja del árbitro es el Huesca son los que reventarán la audiencia ahora que se queja el Madrid. Y los que decían que el VAR hacía el fútbol más justo serán los mismos que ahora digan que no vale para nada. Así funciona esta mentira y negocio.

Luego está la realidad, que no entiende de letanías arbitrales a la carta, ni de conspiraciones a la carta, ni de Villaratos de quita y pon. Y es la que es. Sin trampa, ni cartón. Que todos los equipos, se llamen como se llamen, Barça, Betis, Real Burgos, Kashima Antlers o Real Madrid, se quejan de los árbitros cuando pierden, pero se callan como meretrices en misa cuando ganan. Y que el gran problema del Real Madrid no son los árbitros, ni el VAR, ni Cristo que lo fundó. El gran problema del Real Madrid, programado para ganar en primavera, es que se ha abonado a una costumbre muy peligrosa, dimitir de la Liga en enero. Ahora le queda el recurso del pataleo. Culpar al árbitro y rajar del VAR. Está en su derecho. Faltaría más. Eso sí, más de uno debería hacer un ejercicio de memoria y recordar qué decía aquella pancarta que se colocó en el Bernabéu. “¿Desigualdad arbitral? La buscan los que sólo saben llorar”. Pues eso. A llorar, al Carmen.

Próximo artículo:
Municipal sigue renovando el Manuel Felipe Carrera
Próximo artículo:
Suchitepéquez continúa saldando sus deudas
Próximo artículo:
Sanarate, con la mente en Malacateco
Próximo artículo:
Enzo Herrera y Orlando Osorio, refuerzos de Malacateco
Próximo artículo:
Alexander Larín continuará su recuperación en México
Cerrar