Balaídos, La Rosaleda y el destino de Luis Enrique

Comentarios()
Getty
El técnico espera que dos escenarios tan adversos como Balaídos y La Rosaleda sean esta semana los aliados que le dén la Liga al Barcelona.


EDITORIAL

Lo que fue una maldición tiene que ser una bendición, de algún modo. Solo así el Barcelona conseguirá proclamarse como campeón de Liga por tercera vez consecutiva y permitirá a Luis Enrique Martínez despedirse contando sus temporadas por títulos ganados. El técnico, que solo ha perdido más de una vez en Anoeta y en Balaídos, espera que sean precisamente el feudo del Celta y el campo del Málaga, donde su Barcelona se pegó el penúltimo batacazo, aliados de su destino para ver al cuadro azulgrana campeón.

El Real Madrid será campeón si suma 4 de los 6 puntos que le quedan

El artículo sigue a continuación

A Luis Enrique no se le dio bien su ex equipo, el Celta, mientras fue entrenador barcelonista. A pesar de ganar por la mínima en su regreso a Balaídos en 2015, su equipo perdió con estrépito por 4 a 1 la temporada pasada y en la presente volvió a morder el polvo, esta vez por 4 a 3. En La Rosaleda, en cambio, solo ha perdido una vez en sus tres visitas. La última, la de la derrota, sucedió hace apenas un mes, pero qué vez. Fue entonces cuando el Barcelona dejó de depender de si mismo tras desaprovechar el empate que el Atlético le había arrancado al Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

Al cuadro azulgrana le queda poco a lo que agarrarse a estas alturas. Sabedor que ha realizado demasiadas concesiones como local en un campeonato en el que -casi- nadie regala nada, no le queda otra que ponérselo difícil a los hombres de Zinedine Zidane derrotanto al Eibar y obligándoles a sufrir hasta el final antes de ceder la corona de campeón. Cualquier resbalón blanco podría acabar en "otro fiestón" según advirtió Luis Enrique antes de visitar a Las Palmas.

 

Cerrar