Perotti, el crack que fue frenado por las lesiones

Comentarios()
Getty
Dónde surgió una de las figuras de la Roma, rival del Barcelona, ex del Sevilla y estrella en la despedida de Totti.

El 28 de mayo de este año, Italia se paralizaba porque Totti, tras 25 años con la misma camiseta, se despedía de Roma . Ese mismo día, al margen de las emociones y los recuerdos, el conjunto de la capital necesitaba ganar para clasificar a la Champions League. Y fue Diego Perotti, el Monito, el hijo del histórico ex-Boca Juniors, el hombre que por sorpresa le terminó robando un poco de protagonismo al Emperador italiano, logrando que los fotógrafos dejen de apuntar por unos minutos al '10' para fijar el objetivo en el '8': en el minuto 90, el argentino anotó el agónico gol del triunfo (3 a 2), siendo así un poco fiel a su carrera, esa en la que tuvo siempre la capacidad para romper esquemas.

Es que este volante, extremo, mediapunta o falso 9 fue sorprendiendo en cada paso de su trayectoria. Primero, de actuar una temporada en Morón (club que por ese entonces estaba en la tercera categoría del fútbol argentino), pasó en 2007 por 200 mil euros al filial del Sevilla, donde poco duró, debido a que se hizo pronto un lugar en el primer equipo. Allí brillaría salteándose el periodo de adaptación: a los dos años de su llegada a Andalucía, ya tenía una cláusula de rescisión de 48 millones de euros. A los dos años, también, Diego Maradona lo convocaría a la Selección argentina, justo cuando se escuchaban rumores de que podía vestir también la camiseta de España (tiene doble nacionalidad), de cara al Mundial de Sudáfrica.

Su sonrisa se iría borrando cada tanto con las lesiones que le agregaron espinas y le quitaron las rosas a su ascendente fútbol: sufrió casi 20 (musculares y óseas) en 10 años como profesional. El ejemplo más claro se dio cuando fue cedido un semestre a Boca (2014): apenas logró jugar dos partidos con la camiseta que más quiere, donde se destacó su papá.

perotti ps

Su recuperación, en tanto, la que le hace vivir este gran presente a sus 29 años, se inició con su arribo a Genoa: allí, siendo capitán en varios encuentros, volvió a exhibir un nivel tan alto que la institución romana quiso invertir seis millones de euros para contratarlo en febrero de 2016. Un detalle: el director deportivo de Roma es Monchi, histórico exdirectivo de Sevilla, pieza clave en los títulos europeos del club andaluz, quien mantiene una muy buena relación con Jorge Sampaoli, que lo incluyó -por sorpresa para muchos- en las últimas convocatorias de Argentina

Cerrar