#GoalRetro: La época dorada de los colombianos en Boca

Getty

Una parte de esta historia gloriosa, que ha colocado al club entre uno de los mejores de América y el mundo y como el equipo que, junto al Milan italiano, ha conquistado la mayor cantidad de títulos orbitales, vincula de forma contundente a tres representantes de nuestro fútbol colombiano.

Óscar Córdoba arquero, Jorge “EL Patrón” Bermúdez defensa y Mauricio Serna volante de contención, conformaron la columna vertebral del equipo, exitosamente dirigido por “El Virrey” Carlos Bianchi.

En total lograron obtener tres campeonatos locales, Apertura 1998, Clausura 1999 y Apertura 2000. En el ámbito internacional fue también fructífera su cosecha, Copa Libertadores de América en 2000 y 2001 y Copa Intercontinental de Clubes en 2000.

En memoria histórica del hincha aún se recuerdan las atrapadas geniales de Córdoba, ya sea en partidos decisivos del torneo local o en encuentros cruciales de Copa Libertadores, entre otros.

Ni hablar de Bermúdez, por siempre el patrón del área chica, seguridad, liderazgo y fortaleza lo consolidaron por varias temporadas en el exigente balompié argentino; aún sigue vinculado en el sur del continente como prestigioso comentarista deportivo.

El artículo sigue a continuación

De “Chicho” Serna se puede decir simplemente que era el motor y el motivador del equipo en la cancha, su recio temperamento y su determinación para disputar el balón y empujar al equipo, le entregó el respeto y el amor de la afición, aún retumba en la tribuna del estadio de Boca, el grito furioso para el gran volante: “Chicho, huevo, Chicho huevo, Chicho huevo”.

Buenos recuerdos para un equipo que en la actualidad, parece querer recuperar la memoria y busca rearmar sus filas con talento cafetero, ese mismo que le ha dado tantas alegrías en el pasado.