Sevilla 1-1 Atlético de Madrid: Combate nulo en el Sánchez-Pizjuán
GETTY IMAGES
Oblak y Vaclik brillan en el empate que deja vía libre al Barça en su carrera por mantener el liderato de LaLiga.

El principal beneficiado del partido celebrado en el Ramón Sánchez Pizjuán ha resultado ser un tercero, el Fútbol Club Barcelona, que sale como vencedor del empate que firmaron entre el Sevilla FC y el Atlético de Madrid (1-1), un combate que se salda con un nulo y que no les ayuda en su carrera de aspirantes al título de LaLiga.

La llegada del nuevo año no ha traído un cambio de juego para un Atlético de Madrid que sigue evidenciando graves problemas cuando tiene el balón sobre los pies. En fase ofensiva, Rodrigo Hernández y Koke Resurrección encontraron demasiados problemas para asociarse con algún compañero, que esperaban la recepción del balón en estático. Sin movimiento en la zona de tres cuartos de campo, el Atleti no es más que un conjunto que depende exclusivamente de la lucidez de Griezmann o la improvisación de Ángel Correa en los metros finales. Y sin la mejor versión de ambos, los del ‘Cholo’ dependieron de los remates desde fuera del área que no intimidaban a un seguro Tomás Vaclik.

El artículo sigue a continuación

Su incapacidad para generar juego en campo contrario no fue el único quebradero de cabeza que tuvo que atender Simeone, que le tocó centrar toda su atención y esfuerzo en encontrar la manera de cómo detener a Jesús Navas, un tormento por la derecha que desbordó todo lo que se presentó a su paso. El de Los Palacios firmó una exhibición de velocidad, descaro y ambición que provocó que el técnico argentino cambiase su dibujo para frenar sus progresos por la banda. Koke se escoró a la izquierda para echar un cable a Saúl, dejando a Lemar jugando por dentro. Pese a los intentos, el capitán sevillista forzó la jugada que acabó en el gol de Wissam Ben Yedder, empujando a la jaula lo que André Silva no pudo convertir instantes antes con un preciso disparo lejano que obligó a Oblak a lucir sus reflejos.

La diana del delantero francotunecino, que ha participado en seis de los últimos ocho goles del cuadro hispalense en LaLiga, noqueó a un Atlético que, inexplicablemente, dio con la manera de salir a flote antes de que Mateu Lahoz decretase el final del primer periodo. Thomas Partey forzó una falta de Carriço en la frontal del área para que Griezmann ajustase con su pierna izquierda en la escuadra de Tomás Vaclik, empatando el partido y dando tregua a un grupo que había acusado notablemente el vértigo que le imprimió el conjunto dirigido por Pablo Machín.

Las tablas firmadas por ‘Grizzi’ tuvieron un impacto mental en un Sevilla que bajó sus revoluciones tras el paso por los vestuarios. Reforzados por la presencia de un Koke acostado en la banda, el conjunto colchonero dejó de sangrar por la izquierda, creciendo con el paso de los minutos y compitiéndole la pelota al equipo local. Sin espacios ni metros para correr, los de Machín se convirtieron en un equipo previsible que no pudo lastimar al Atlético. La recta final del partido dejó una ocasión de decantar la balanza hacia un lado para cada equipo, con Ben Yedder lamiendo la base del poste y con Griezmann estrellando su disparo contra el cuerpo de Vaclik. Empate final y el Barça tan contento.

Comentarios ()