Junior sobró a Rionegro y dejó escapar la oportunidad de sentenciar las semifinales
Última actualización
Rafagol
El Tiburón inclinó la balanza a su favor gracias a un doblete de Díaz y un golazo de Jarlan. Por el local descontaron Ramírez y Osorio Botello.

Partido insólito en el Alberto Grisales. Junior ganaba 0-3 y ponía medio pie en la gran final de la Liga Águila, pero se relajó y dejó crecer a Rionegro Águilas que sobre el final le sacó un 2-3 que dejó la serie abierta para la vuelta en el Metropolitano de Barranquilla.

El Tiburón jugó un muy discreto primer tiempo, en el que apenas disparó una vez directamente a puerta, aunque sin inquietar al arco del local. Para la segunda parte despertó y salió con todo para lograr inclinar la balanza a su favor.

El artículo sigue a continuación

Apenas 5 minutos después del descanso, el equipo de Comesaña abrió el marcador por medio de Luis Díaz, la figura del partido, quien cazó un mal rechazo de la zaga dorada y la mandó a guardar con un exquisito derechazo al palo más lejano del arquero. No acababa de celebrar el Tiburón cuando ya estaba cantando el segundo gol; una verdadera joya de Jarlan Barrera bañando al guardameta local. Al 70, volvió a aparecer el Guajiro Díaz con un certero cabezazo para el 0-3.

Todo era alegría para el equipo barranquillero, pero se relajó más de la cuenta y dejó crecer a un Rionegro que no había mostrado nada hasta el minuto 86 que se encontró el descuento por medio de Ramírez. En el 90’, una falta infantil dentro del área de Narváez sobre Osorio Botello le dio la oportunidad al cuadro antioqueño de acortar más diferencias desde el punto penal.

Junior terminó pidiendo tiempo y, aunque sacó la ventaja en condición de visitante, la victoria le dejó un sabor agridulce por el resultado que dejó escapar. Además, pudo haber perdido a Viera, quien salió lesionado sobre el final tras una brutal patada de Camilo Pérez.

Comentarios ()