Valladolid 2–3 Atlético de Madrid: Con emoción, Griezmann toma el José Zorrilla
GETTY IMAGES
Doblete del finalista en el Balón de Oro que sirve para que los tres puntos regresen a Madrid tras un encuentro donde casi vislumbraron el empate.

El Atlético de Madrid consiguió su octava victoria de la temporada en La Liga Santander, la segunda a domicilio, gracias a dos goles de Antoine Griezmann, uno de penalti, y a otro de Nikola Kalinic. Los de Diego Simeone aprovecharon las escasas ocasiones de las que dispusieron para alzarse con el triunfo, pero el Valladolid tuvo ocasiones muy claras que, de no ser por Oblak, se estaría hablando de la derrota colchonera en Valladolid. Calero primero y Saúl Ñíguez en propia después firmaron los tantos de los locales. Godín y Filipe regresaron al terreno de juego, pero el lateral volvió a lesionarse.

El comienzo del encuentro fue digno para olvidar, puesto que ni los jugadores blanquivioletas ni los rojiblancos se veían capaces de superar la línea de tres cuartos del rival, produciendo un partido de fútbol tosco y sin emoción. No fue hasta pasado el minuto 25 cuando la emoción apareció en el José Zorrilla. Primero con el tanto que abrió la lata en el marcador. Fue Nikola Kalinic quien adelantó al Atlético de Madrid en el minuto 26. Correa recogió el balón en el centro del campo, se la cedió a Griezmann y el francés se sacó de la manga un pase al hueco para que el croata batiera a Masip dentro del área.

El artículo sigue a continuación

A partir de entonces, el Valladolid despertó de su letargo y comenzó a avisar a la meta de Oblak. Fue en dos jugadas consecutivas en los minutos 38 y 40. Primero con un remate de Óscar Plano con la zurda que se marchó rozando el larguero, y segundo con un disparo cruzado de primeras en la frontal del área chica que lamió la cepa del poste. Cuando parecía estar todo el pescado vendido en la primera parte, apareció Griezmann para armar un remate que sacó Masip con una mano extraordinaria, pero el balón llegó desviado de una mano de Kiko Olivas que señaló Undiano Mallenco una vez revisada la acción con el VAR. Penalti que no perdonó el francés, que utilizó para marcarse un baile sobre el punto fatídico.

Tras el paso por vestuarios, el Valladolid se “cambió” la equipación por la de la mejor selección de fútbol posible en la historia -dejando a vuestro parecer cuál- y logró poner contra las cuerdas al Atlético de Madrid. Primero, en el minuto 48, tuvo que salvar Oblak el remate de Enes Ünal con la cabeza, y después una cesión peligrosa de Savic que obligó al esloveno a estirarse para evitar el tanto. Sin embargo, no lo pudo evitar en el minuto 57 después de que, tras un córner, Calero se alzara sobre la defensa rojiblanca para poner el 1-2 en el marcador. Las malas noticias llegaron en el minuto 60 para Simeone después de que Filipe Luis se volviera a lesionar. Entró Thomas Partey en su lugar.

El Valladolid estaba siendo mucho mejor que el Atlético sobre el verde del José Zorrilla. Fruto de ello llegó el tanto del empate en el minuto 63. Vino tras otra acción a balón parado. Otro centro desde la esquina, ahora pasado al segundo palo, donde Enes Ünal remató hacia el área pequeña y golpeó en Saúl, quien no pudo evitar que el rebote entrara en su propia portería. A pesar de todo, cuando todo parecía que los pucelanos podían remontar, llegó Griezmann para firmar su doblete personal y certificar la victoria del Atlético a falta de 10 minutos para el final. Jugada mal defendida por los jugadores de Sergio González que terminó con mucho rebote y rechace dentro del área hasta que Savic le puso al ariete francés el remate en bandeja para firmar el 2-3 final. Triunfo importante para el Atlético que le permite seguir peleando por la cabeza de la competición, mientras que el Valladolid, que quizá mereció el empate, pone las miradas en su visita a San Mamés en la próxima jornada.

Comentarios ()