Real Madrid 1-1 Levante: Otro tropezón en el Santiago Bernabéu
Getty Images
Los granotas hicieron gala de su mejor defensa para sorprender a los madridistas, marcados por las rotaciones. Kroos se topó con el poste.

El Real Madrid ha vuelto a dejarse puntos en su feudo. Si la pasada jornada fue ante el Valencia, esta vez ha sido un equipo de la misma comunidad, el Levante, quien ha evidenciado las carencias del conjunto blanco: falta de tensión, escasez de remate y algunos errores en ataque ante un rival bien replegado. Aunque los de Zidane estuvieron a punto de camuflarlo, esta vez también les faltó suerte: Kroos estrelló un balón al poste con el tiempo ya cumplido.

ASÍ ESTÁ LA CLASIFICACIÓN DE LALIGA

Si bien los blancos quisieron imponerse desde el principio, con un once marcado por las rotaciones, se encontraron a un Levante rocoso que monopolizaba el centro del campo. Los granotas dieron la sorpresa a los 13 minutos; en un saque de banda que Iván López puso a la perfección, Ivi aprovechó el bote del esférico dentro del área pequeña para despistar a Carvajal y batir la portería en dos tiempos. Cero a uno.

El tanto en contra tuvo una lenta reacción por parte madridista. Aunque Theo y Marcelo permutaban posiciones continuamente, ninguno de ellos lograba desbordar a los valencianos por las bandas. Tampoco había una buena circulación, obligando a Ramos a intervenir. Si el panorama ya parecía complicado de por si, Zidane tuvo que afrontar la lesión de Benzema sin cumplirse la media hora. Dada la ausencia de Mayoral, fue Bale quien tuvo que reemplazarle, casi sin calentar.

No obstante, los madridistas hicieron gala de su acierto para empatar a los 36 minutos. Kroos puso un saque de esquina al primer palo, peinado por Sergio Ramos para dejar vencido al guardameta. Aunque Raúl se esmeró en la parada, tuvo que ver sobre el césped como Lucas Vázquez empujaba el rechace.

La marcha de Benzema convirtió a Bale en delantero improvisado durante lo que restaba de primera mitad, y el galés mostró su mejor cara con continuos desmarques y dos ocasiones sin recompensa. En primer lugar, un cabezazo desviado. Y después, un pase largo de Ramos con el que el extremo pudo escaparse en solitario. La mano salvadora de Raúl evitó que los blancos fueran con ventaja al descanso.

El artículo sigue a continuación

Aunque la entrada de Bale dio un toque de desborde, el Levante de Muñiz reaccionó igualmente bien con veloces repliegues, hasta tres centrales para cerrar huecos, y un brillante Lerma en todos los cortes. Con media hora para terminar, Zidane reemplazó a un correcto Llorente por el más imaginativo Isco para variar el dibujo táctico. Y al ver que con eso no bastaba, tuvo que dar entrada a Kovacic a quince del final. La búsqueda de un espacio en la poblada zaga levantina se antojaba misión imposible.

Los errores dieron paso a las precipitaciones, a punto de ser aprovechadas por el Levante en el filo del juego. Boateng aprovechó una mala salida de Casilla que Nacho debió despejar a córner. Y en la acción posterior, Campaña intentó el gol olímpico sin éxito. Ambas concesiones fueron el plus que al Madrid le faltaba para despertar, pero ni Asensio ni Marcelo abrieron la lata porque Raúl, el hombre más inspirado de los suyos, hizo dos intervenciones salvadoras. Bale tampoco tuvo su mejor día, al mandar un cabezazo directo a la grada.

Marcelo vio la roja directa en el minuto 90, después de propinarle un golpe a Lerma tras caer ambos al suelo. Y con el Real Madrid volcado al ataque, el Levante marchó a tumba abierta con un remate de Pedro López atajado por Casilla. Al contragolpe, Asensio buscó la heroica y se la cedió a Toni Kroos para hacer el tanto del triunfo. No fue posible: el remate que otras veces si entraría, esta vez se estrelló en el poste.

Comentarios ()