Racing tiene una idea (ahora necesita rodaje)
Hector Fertoli Racing Nacional Copa Libertadores 17092020
Staff images /CONMEBOL
La Academia cayó frente a Nacional en su primer partido luego de seis meses, pero demostró que sabe qué busca y cómo encontrarlo.

Los once futbolistas que Sebastián Beccacece eligió para jugar frente a Nacional llevaban seis meses y dos días sin compartir un campo de juego con otras once personas. En el mes de entrenamientos que llevaba el plantel de Racing ni siquiera se había realizado un partido informal. Y aún así, pese a los muchísimos peros que podía encontrar, la Academia fue un equipo de fútbol hecho y derecho: con una idea, con un plan de juego, con voluntad de imponerse y con personalidad para sobreponerse. Le falta fútbol y eso sólo lo ganará con rodaje, pero lo más difícil el entrenador ya lo consiguió.

Es cierto, la Academia perdió 1-0 como local frente a Nacional en su regreso a la Libertadores y dejó pasar una muy buena chance de empezar a asegurarse la clasificación a octavos, pero nadie en Avellaneda se irá a dormir muy preocupado: fue un penal mal sancionado por el chileno Cristian Garay (de flojísima tarea) lo que le permitió al Bolso llevarse tres puntos que de ninguna manera mereció y que sólo pudo sostener gracias a la actuación de su arquero.

En 90 minutos, el equipo de Beccacece generó al menos media docena de situaciones concretas de gol y si no pudo concretar ninguna fue, en buena medida, por una cuestión de distancias: un delantero que llegó un segundo tarde a buscar un centro, un control incómodo, una media vuelta impactada fuera de eje. Todas cuestiones fácilmente explicables desde la larguísima inactividad forzosa, que no invalidan lo bueno que hizo el local desde la idea.

El artículo sigue a continuación

Excepto por los cinco minutos posteriores al gol de Gonzalo Bergessio, en los que también se fue (mal) expulsado Augusto Solari y el Bolso tuvo dos situaciones clarísimas para liquidar, Racing buscó poner la pelota al piso, presionó alto, transicionó rápido en defensa, trató de que Miranda sea el primer pase y Rojas el eje de la circulación, le dio amplitud al ataque con un Benjamín Garré que genera electricidad cada vez que toca la pelota y puso en campo rival a sus dos laterales cada vez que tuvo la oportunidad.

Tiene una gran desventaja la Academia (igual que el resto de los equipos argentinos) y es que sólo podrá recuperar el rodaje perdido cuando juegue por los puntos en el torneo continental. En un certamen eliminatorio, es un riesgo demasiado alto. Pero si el equipo logra engranar, sabe que tiene material para pelearle a cualquiera. 

 

Comentarios ()