Huesca 0-3 Atlético: Lucas, Arias y Koke, antídotos para un exceso de copas
GETTY IMAGES
El equipo de Simeone se olvida del tropiezo copero ganando en casa del colista.

Bebió el Atlético de Madrid para olvidar. Y lo hizo en casa del colista y sirviéndose de un antídoto que encontró de la mano de sus laterales (0-3). Lucas y Santiago Arias abrieron la senda de la reconciliación y Koke paseó por ella presumiendo de una cifra redonda. La de los 400 partidos con un conjunto, el de Simeone, que vuelve a estrechar el cerco a LaLiga.

Así, en mitad de la densa niebla oscense, emergió la figura de un hombre que algunos presagiaban con otra camiseta. Fue superior el Atlético de Madrid, aunque lo que más pesó fue el poder de definición de uno y otro conjunto. Porque tenerla también la tuvo el Huesca, pero ‘Cucho’ le dio la razón a las cifras que señalan al colista como el conjunto menos goleador de Primera.

El artículo sigue a continuación

Perdió la partida del mano a mano con Oblak, como lo hizo poco después Lemar frente a Roberto Santamaría. Un Lemar que se resarció de la mejor forma posible, siendo el punto de origen del primer gol rojiblanco. El internacional francés trazó un brillante pase interior para Koke, que desde el flanco derecho puso el servicio raso al segundo palo. Allí donde apareció Lucas, de rojo atlético y no de Múnich, para poner el primero con la derecha.

Pareció otorgarle serenidad este tanto al conjunto de Simeone, más serio en el aspecto defensivo cuanto más segundos agotaba el reloj de El Alcoraz. Si bien en el primer tramo del choque sufrió las acometidas de un colista con más fe que cabeza, pocas acometidas sufrieron los colchoneros tras un parón que lo que trajo fue el gol de la tranquilidad.

El homólogo de Lucas en el otro flanco, Santiago Arias, hizo bueno un cambio de orientación de Griezmann, convirtiendo una excelsa volea (52’) para el segundo. Momento en el que el choque escribió las últimas letras de un libro cuya firma la puso Koke. Con el dorsal de los 400 partidos de rojiblanco a la espalda, eligió celebrar tan redonda cifra con un gol, el que llegó tras escupir el larguero un cabezazo de Griezmann (71’), última barrera para la rendición de un Huesca cada vez más lejos de Primera.

Comentarios ()